Quedarse en paro a partir de los 40 años puede llegar a suponer un auténtico drama, pues si se tienen en cuenta los índices de paro se evidencia que a mayor edad más complicado encontrar una oportunidad laboral. Un estudio de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), señala que cuatro de cada diez desempleados españoles mayor de 50 años llevan buscando trabajo cuatro años o más.

Esta situación y dato contrasta con lo que les ocurre a los más jóvenes. Si el 39,2% de los mayores de 50 lleva 4 años buscando trabajo, apenas es un 10,6% el número de jóvenes que están en las mismas circunstancias. Una información “preocupante”, han destacado durante la presentación del reporte. “La mejora económica y el crecimiento del empleo está dejando de lado a un colectivo muy importante de la población con una situación laboral difícil de revertir”, se subraya en el estudio. “Las políticas públicas de inserción laboral deben considerar de forma amplia la situación del grupo poblacional con más dificultades para salir de la situación de desempleo y que en su mayor parte posee cargas familiares”, se añade en el mismo.

Los principales obstáculos que encuentra este colectivo son, en primer lugar, la edad y, en segundo lugar, el nivel de cualificación. Apenas el 8,9% de los parados de 50 o más años tiene estudios universitarios, un porcentaje que llega al 15% entre los jóvenes. Dos de cada tres de estas personas posee como máximo el nivel de estudios obligatorios.

Esta realidad se va agravando con los años. Según BBVA, caer en el desempleo y no conseguir ocupación antes de un año puede conllevar que la situación se perpetúe. En 2007, cuando estallaba la crisis, solo el 5,5% de los parados llevaban buscando empleo cuatro años o más. En 2016 la cifra se quedó en torno al 41,6%

Un artículo publicado en Muy Pymes