Los hábitos son una fuerza poderosa de la naturaleza humana – para bien o para mal.

Similar a los animales en el mundo salvaje, nuestros hábitos causan que nos comportemos en forma instintiva, a menudo haciendo que nuestra razón se olvide de que debemos actuar de otra manera.

Como emprendedores se demanda mucho de nuestra parte, y es asombroso lo fácil que es perder el rumbo. Por esa razón, desarrollar y practicar rutinas que nos ayuden a centrarnos en nuestros deberes y compromisos, es una manera de mantener fieles a nuestros planes.

Una de las claves para aprovechar el poder de los hábitos, es crear algunos que le ayuden a lograr sus objetivos, y al mismo tiempo se encarguen de hacer a un lado aquellos que son destructivos mediante rituales diarios.

Si bien no voy a intentar abordar las adicciones y otras formas de autosabotaje en este post, sí voy a compartir los detalles alrededor de mi ritual matutino, para entrar a hablar sobre elementos que pueden tener sentido explorar, en la medida que pueden ayudarle a diseñar la mejor manera para sacar el máximo provecho a cada día.

Mis rituales diarios

Sé que probablemente ha escuchado muchas de las prácticas que menciono a continuación, de modo que no pretendo hacer valer sólo mi punto de vista en lo que se refiere a este tema. Sin embargo sé que el poder que todas estas prácticas logran en conjunto, puestas en marcha de forma consistente, pueden permitirle mantenerse creativo y hacer que consiga realizar buena parte del tipo de tareas correctas.

Como posiblemente le debe haber pasado, son muchas las formas en que uno puede conseguir estar ocupado. Sin embargo practicando rituales matutinos es como puede estar ocupado haciendo aquellas cosas en las que más necesita enfocarse (de una vez le adelanto que no encontrará revisar el correo como uno de los pasos necesarios que debe realizar en la mañana).

Si desea usar mi plantilla de planeación diaria, en este enlace puede descargarla (en inglés).

Levántese temprano

Soy una persona a quien le gusta madrugar, de modo que esto puede no ser justo pedirlo. Sin embargo, hay algo mágico en esa hora cuando el sol empieza a desplazar la oscuridad. Y dado que vivo en una parte del mundo que se hace muy fría en invierno, esto es algo que se vuelve aún más difícil cuando afuera está helando.

Para hacer la mayoría o todos los pasos que se mencionan a continuación, me gusta tener mi tiempo a solas. De modo que necesito comenzar tempranamente para realizarlos.

Empiece despacio

Si deseo estar en alguna parte o hacer algo a las 6 am, mejor me levanto a las 5 am (me gusta despertar y levantarme despacio sin ningún tipo de afán o estrés). La mayoría de las mañanas pongo una olla con agua para hacer café o té, además de beber un poco de agua con limón. Vea: los beneficios del agua con limón (en inglés).

Consiga inspirarse

Disfruto la meditación como parte de mi rutina, pero me gusta inspirarme antes de comenzar esa práctica, de modo que usualmente leo algo corto e inspirador, con la esperanza de encontrar una palabra que pueda usar como mi propósito del día.

No siempre soy exitoso en este esfuerzo, pero creo que enfocar mis pensamientos y acciones en algún propósito, para mí es una gran forma de darle significado a cada día. Un ejemplo de este tipo de lectura para mí es leer algún fragmento de un libro como lo puede ser Vive la sabiduría del Tao de Wayne Dyer, pero hay muchas opciones. Para mí, la clave es que ponga en mi cabeza una idea creativa.

Ejemplos de palabras que he usado como propósitos diarios durante los últimos días – entrega, calma y grandeza.

Respirar

Me siento por 10 o 15 minutos a meditar. No me adhiero a una forma o estilo, pero sí trato de traer mi palabra o propósito del día dentro de esta práctica.

Los beneficios de la meditación se están haciendo cada vez más evidentes ofreciendo una buena ayuda a muchos de los problemas comunes que experimenta la gente hoy en día, como por ejemplo brindando alivio al estrés, desbloqueando la creatividad, o disminuyendo la presión de la sangre. Para mí, es como sacar la basura; parece despejar el desorden, y es terriblemente energizante.

Si usted ha probado la meditación, y esta práctica aún no lo ha terminado de convencer, es muy posible que esté tratando con mucho esfuerzo de hacer que algo mágico pase. Muchos de los beneficios de la meditación sólo se pueden evidenciar luego de pasar un tiempo importante de haberse realizado la sesión. Hay muchos libros y ayudas para la meditación, e incluso apps que presentan meditaciones guiadas como estas de Ananda presentando a Deepak Chopra. Mi consejo, sin embargo, es simplemente sentarse y poner atención a la respiración para disfrutar los beneficios.

Escribir

Por supuesto, escribo mucho como parte de mi trabajo; pero eso mismo hace todo emprendedor sea que se dé cuenta o no. Esto también es algo que necesitan hacer en la medida que escribir desbloquea muchas otras prácticas esenciales como pensar, hablar, realizar presentaciones, convencer, liderar, enseñar, y contar historias. La escritura sin embargo, es un poco como una corriente congelada en invierno. A menos que fluya un poco cada día, se vuelve muy dura. De modo que manténgala fluyendo escribiendo cada mañana.

Raramente uso cualquier cosa que escribo en esta práctica, pero ciertamente esto es algo que me ayuda a mantenerme creativo.

Una práctica que adopté de un consejo dado por James Altucher es algo que ahora llamo “tormenta de ideas”. Me propongo un tema como por ejemplo cómo puedo promover mejor mi podcast, qué productos podría crear, o qué palabras o preguntas podría usar o hacer en una determinada situación, y luego simplemente escribo todo en lo que puedo pensar teniendo como meta generar diez ideas cada mañana.

Dado que trato de mantener esto en un diario, es interesante ver cómo puedo retroceder unas semanas y encontrar algunos fragmentos de claridad e ideas para mantenerme inspirado.

El punto real del ejercicio es practicar pensar creativamente más que buscar crear algo. Esta práctica en sí aporta importantes resultados cuando usted la desarrolla habitualmente. Aún a pesar de que hay aplicaciones para tomar notas, hacer listas de pendientes y otras similares, para realizar esto me gusta usar lápiz, tinta y papel.

Moverse

Todo el mundo sabe que el ejercicio es bueno y que es ridículamente necesario para los emprendedores. Nos sentamos en computadores por horas y horas, algunas veces trabajando en días locos tratando de hacer que las cosas pasen, y guardando grandes niveles de estrés en cada esquina de nuestro cuerpo.

El ejercicio elimina todas estas cosas y hace que la productividad se incremente a tal punto que creo que ahorra tiempo en lugar de tomar tiempo (puede ver este artículo en inglés sobre la matemática del ejercicio).

Son muchas las formas de ejercicio de las que se puede beneficiar. Sin embargo, dejando claro que no hay problema si opta por otras opciones, mi rutina matutina incluye yoga, trotar, levantar pesas y montar en bicicleta tratando de ser bastante consistente con esto (haciéndolo entre 5 y 6 días a la semana).

En la noche

De modo que he cubierto mi rutina matutina, pero en realidad, la mañana comienza la noche anterior. La forma como se prepare para el día siguiente probablemente dictará el éxito que tenga. Mi ritual diario incluye una especie de análisis de mi día donde recordaré algo por lo cual estoy agradecido, algo que aprendí, así como otras notas sobre el día.

John Lee Dumas tiene un buen diario para establecer metas que incluye una práctica nocturna que comprende pensar sobre lo que logró durante el día, aquello sobre lo cual se siente orgulloso, y aquello sobre lo cual se encuentra agradecido (puede verlo aquí, en inglés).

Pienso que esta es una gran forma de prepararse para el día siguiente, y puede ser incluso una práctica muy beneficiosa el realizarla con alguien más (como por ejemplo con su esposo o esposa, o incluso con uno de sus hijos).

Semanalmente, mensualmente, trimestralmente

La planeación diaria es una obligación, pero usted usualmente también tiene que cambiar de perspectiva y mirar un poco más allá de lo que se ve a simple vista. Ahí es donde adoptar rutinas para sus semanas, meses y trimestres debe entrar en juego.

Algunas personas hablan sobre planes de tres a cinco años, pero la mayoría de emprendedores tienen problemas viendo más allá de 90 días, así como intentando mantener el foco en la dirección siempre cambiante del negocio.

En próximas entregas, describiré mi proceso para planear periodos más largos, y compartir plantillas que puede encontrar útiles para este propósito. Por ahora me encantaría escuchar sobre sus rituales diarios, semanales, mensuales, y trimestrales. En caso que desee usar mi plantilla de planeación diaria, en este enlace puede descargarla en inglés.

Escrito por John Jantsch, fundador de Duct Tape Marketing.