Cada vez somos más los europeos que optamos por comprar online y el crecimiento que está experimentando el ecommerce parece imparable. Así, durante los últimos cuatro años el volumen de venta online ha estado creciendo un 15% anual y todo parece indicar que seguirá siendo así los años venideros. Si en 2015 se prevé que el valor de los productos comprados en Europa alcance los 477.000 millones de euros, en 2016 aumentará hasta 540.000 millones, y en 2017, a 609.000 millones.

Esa es la previsión que encontramos en el último ‘European B2C E-Commerce Report 2015′, llevado a cabo por Ecommerce Europa y GfK, y que evalúa la compra online en el conjunto de la región incluyendo Europa occidental, central y oriental.

Aunque hay que decir que no todos los países participan con el mismo entusiasmo de la compra online. Solo entre Reino Unido, Alemania y Francia acapararon en 2014 el 60% del volumen total de compras realizadas en Europa. Y es que el 30% de las compras online europeas se hicieron desde Reino Unido, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que se trata del líder mundial (el 19% de las ventas de ese país ya se realizan online, y un 75% de los británicos ha comprado algo a través de Internet durante el último año).

E-commerce. Shopping cart with cardboard boxes on laptop. 3d

Tampoco hay que deseñar al mercado alemán, con un 16’8% del total y al francés, con un 13’4%. Después vendrían Rusia y España, que suponen poco más del 4% del volumen europeo, aunque hay que tener en cuenta que más por cuestiones de población que de penetración de la compra online. Los países escandinavos solo suponen un 2% del ecommerce europeo, pero allí más del 70% de las personas compra online, mientras que en España el porcentaje no llega al 30%.

El estudio explica que muchos consumidores del sur y este de Europa son más lentos en sumarse al ecommerce debido a que son pocas las empresas del país que proponen una opción digital de fácil uso. En todo caso, cada año son más.

Además, es habitual que los consumidores acudan a tiendas de más allá de sus fronteras para comprar productos que no encuentran en los comercios nacionales o para conseguir un mejor precio. Esto es especialmente cierto en el caso de los países de la Unión Europea, donde el 15% de los consumidores ha comprado en 2014 algún producto o servicio de tiendas online de otros países europeos (un 25% más que en 2013).

Europa es la tercera región del mundo en comercio electrónico

Si comparamos el volumen de venta electrónica en los distintos continentes, la zona de Asia-Pacífico es sin duda la gran vencendora. Y es que aunque allí la penetración del comercio online es, en general, menor, es donde la compra online acapara un porcentaje mayor sobre el total de ventas. Así, el 10’1% de las compras de la zona APAC se producen a través de Internet.

En Norteamérica el porcentaje es del 7% y en Europa, se queda en torno al 5%. Aunque hay una gran distancia entre Europa occidental, donde el 7’3% de las ventas se produce en ecommerce, y Europa central y del este, donde solo suponen el 2’8% del volumen total.

En España la penetración del ecommerce aún es baja

Sorprende el bajo porcentaje de españoles que compraron online el pasado año: solo el 24’7%, aunque es una cifra que va en aumento año tras año. Aún así llama la atención por tratarse de uno de los países más conectados del mundo, donde hay un 19% de usuarios que se conectan a Internet a través de cinco o más dispositivos.

Además, aunque quienes compran a través de Internet aún son pocos, el porcentaje que usa la red para buscar información aumenta hasta el 57%, tal y como mostró el Consumer Barometer 2015 de Google. La mayoría busca datos relacionados con el precio, la ubicación del negocio, la disponibilidad de los productos y las promociones y ofertas.

Un artículo publicado en Puro Marketing