La localización de las tiendas online es el elemento clave para el éxito de la expansión internacional de un e-commerce y una oportunidad de crecimiento para las pymes online.

El comercio internacional ya no es lo que era: gracias a las facilidades que el e-commerce ofrece, vender a otros países no supone ninguna dificultad en el proceso de compra sino el acceso a una oferta mayor desde cualquier dispositivo con conexión a internet. Bien sea a través de grandes marketplaces o de pequeñas tiendas online, la oferta es infinita y las posibilidades de compra incontables. Todo se puede comprar y todo se puede vender.

Esto hace que a los gestores de tiendas online se les presente una oportunidad única para el crecimiento online de sus negocios. La expansión a países como Alemania o Inglaterra donde el e-commerce tiene una presencia mucho más fuerte en los hábitos de consumo, permite a las pymes posicionar los productos en mercados más maduros y ampliar sus oportunidades de ventas.

Sin embargo, algo que es ya muy habitual entre el conjunto de consumidores, sigue siendo el talón de Aquiles de muchas pymes españolas. A día de hoy, vender al extranjero sigue generando muchas dudas. Preguntas como: ¿qué métodos de envío ofrecer?, ¿qué proveedor de logística es más conveniente para los envíos? o ¿qué impuestos se aplican a cada país? son en muchas ocasiones las barreras que frenan a las pymes a dar un paso más allá. No basta con traducir el contenido de la tienda al idioma local del país y dejar que los productos se vendan solos. Es crucial entender el comportamiento de los consumidores y la competencia local, para poder iniciar una estrategia de entrada efectiva.

Cada cliente tienen una forma de pago preferida y un alto porcentaje prefiere abandonar el sitio web y comprar en otra tienda online si no encuentran su método de preferencia. Geograficamente esto conlleva significativas diferencias. Mientras que en Alemania los consumidores siguen prefiriendo el pago con transferencia para evitarse indicar el número bancario, más del 75% de compras en Reino Unido se realizan con tarjeta de crédito o debito, según un libro blanco elaborado por ePages.

Space business communication

En términos globales, los marketplaces como Amazon, Google Shopping y eBay cuentan con el mayor protagonismo en Europa, aunque existen otros como Rakuten y Zalando en Alemania, Nononthehighstreet o Etsy en Reunio Unido o Priceminister en Francia que cuentan con una creciente popularidad en función del tipo de cliente y producto.

Los envíos al extranjero son otro punto de divergencia, ya que pueden variar entre 8 y 40 euros de media en función del método de envío, el destino y peso. En este sentido, el estudio presenta una visión general de las principales empresas de logística en España así como sus partners internacionales. Correos, por ejemplo, gestiona todos sus envíos a través de sus partnes estatales (Royal Mail, Deutsche Post, La Poste o Poste Italiane) entre 4-6 días para el norte de Europa y entre 3-5 días para el sur de Europa.

Pero para llegar hasta ese punto y poder gestionar la compra y el envío es clave ganarse la confianza de los consumidores en su propio campo: los sellos de confianza y el idioma local son los factores que transmiten transparencia y que ayudan a eliminar la barrera psicológica de comprar fuera del territorio nacional. Mientras que en Alemania un 50% de la población afirma poder mantener una conversación en inglés, en Italia solo un 33% se sentiría cómodo en ese idioma.

Cada país tiene sus peculiaridades y es importante que los negocios online sepan adoptarlas para integrar sus productos en los mercados locales. No hacerlo, supondría el abandono del sitio web y la pérdida de la oportunidad de venta. Es por ello que la localización de las tiendas online es el elemento clave para el éxito de la expansión internacional de un e-commerce y una oportunidad de crecimiento para las pymes online.

Un artículo publicado en Puro Marketing