El principal impedimento para impulsar el primer proyecto empresarial es encontrar el dinero para llevarlo a cabo. ¿Dónde conseguirlo? Sin ahorros suficientes, no queda más remedio que suscribir alguna de las vías de financiación para emprendedores que ofrecen los bancos. Aunque no es sencillo obtener dinero para poner en marcha un negocio, a cambio estos créditos tienen mejores condiciones en su contratación y ponen el dinero a disposición del autónomo casi al instante. Esta guía ayudará a los emprendedores a conseguir el dinero que necesitan para hacer realidad su idea.

Soy emprendedor, ¿cómo puedo financiarme?

El momento más delicado para desarrollar un negocio es al principio. ¿De dónde sacar el dinero? En muchos casos, sin ahorros suficientes, no hay otra solución que solicitar una línea de crédito y, si es posible, con las mejores condiciones para formalizarla.

Para atender a esta demanda que presentan los empresarios, las entidades bancarias han habilitado una oferta con préstamos para satisfacer los deseos decrear un negocio. No es que sean créditos blandos, que no lo son, pero los interesados en solicitarlos deben conocer que están ante propuestas muy satisfactorias. En muchos casos, son préstamos destinados para los emprendedores más jóvenes, pero, en otros, solo habrá que cumplir con el requisito de que sea la primera empresa, con independencia de la edad que se tenga. Incluso se les habilitan microcréditos que están dirigidos a personas con pocos recursos económicos y que deseen autoemplearse a través de un negocio propio. Se presentan con condiciones mucho más favorables para sus intereses y con unos tipos de interés que rara vez sobrepasan la barrera del 10%.

Líneas de crédito para emprendedores

Las personas que estén en condiciones de iniciar un proyecto empresarial en los próximos meses tienen a su disposición varias propuestas que han desarrollado los bancos para satisfacer estas demandas tan específicas.

Una de ella procede de Caja Laboral, que ha habilitado una línea de crédito especial a través del Plan de Financiación Orain, destinado a autónomos. Es aplicable a nuevas inversiones para negocios o empresas de hasta 10.000.000 euros de facturación y hasta un máximo de 500.000 euros por operación.

trabajar-en-finanzas.-8-claves.

Unicaja, por su parte, se decanta por ofrecer una línea adaptada a los nuevos emprendedores. Se trata del Préstamo Primera Empresa, que les concede hasta el 80% de la inversión con un máximo de 18.000 euros. Los beneficiados de este producto dispondrán de un plazo de amortización que alcanza los cinco años. Aporta como estrategia comercial para que salga más barato la vinculación a otros productos destinados a su empresa (cuentas profesionales, tarjetas de crédito. etc.).

Dentro de esta tendencia que generan las entidades financieras, Banco Santander recurre a una propuesta bastante parecida a los modelos anteriores. Parte del Préstamo Inicio Negocios. Está destinado a los demandantes que requieran de una mayor financiación, que en este caso llega hasta los 600.000 euros. Dispone de un plazo de amortización muy flexible, que admite las devoluciones entre uno y siete años, con el único requisito de abrir una cuenta corriente para domiciliar los pagos del préstamo.

Y si, a pesar de todo, ninguno de los formatos son valorados para su formalización, queda como último recurso el Préstamo Emprendedor que integra la oferta de Banco Sabadell. Tiene condiciones especiales para su contratación (comisiones reducidas y siempre con un tipo fijo) y destaca porquesufraga la totalidad de la inversión. De ser aceptada la solicitud, ya no quedará más que respetar los plazos del contrato y devolver los importes requeridos en un plazo máximo de cinco años. Además, se tiene la posibilidad de disfrutar de un periodo de carencia que puede ser de 12 meses.

Microcréditos empresariales

Quien esté en disposición de convertirse en emprendedor tiene otra alternativa más ventajosa para sus intereses, siempre que presente un plan empresarial que cuente con la suficiente viabilidad como para llevarlo a cabo con éxito. Puede ser posible gracias a los microcréditos para emprendedores y negocios que ha impulsado Microbank para quienes tengan rentas por debajo de los 60.000 euros al año.

A cambio, recibirán un importe máximo de 25.000 euros, que podrán destinar para iniciar con rapidez su proyecto empresarial. Dos de las principales aportaciones que tendrán sus beneficiarios residen en que se adaptarán a un tipo de interés fijo durante toda la vida de la operación y la incorporación de un plazo de amortización que es de seis años, con la opción de suscribir hasta seis meses de carencia.

Un artículo escrito por Jose Ignacio Recio