Estos son los 12 componentes de la Inteligencia Emocional

La Inteligencia Emocional no puede definirse como una sola cualidad o habilidad; en cambio, se compone de hasta 12 destrezas diferentes. Hoy te contamos cuáles son los componentes de la Inteligencia Emocional y cómo saber cuál debes desarrollar.

Hoy en día se habla mucho de Inteligencia Emocional, de la importancia que tiene desarrollarla para ser un fantástico líder y un admirable compañero de trabajo. No obstante, cuando nos esforzamos por aumentar nuestro nivel de inteligencia emocional, ¿realmente sabemos que estamos desarrollando? Cuando una empresa busca contratar a individuos con una alta inteligencia emocional, ¿realmente saben en qué fijarse? Posiblemente no.

Muchos tienen un concepto equívoco sobre qué es la inteligencia emocional. No se trata de una habilidad o una cualidad en sí, sino de un conjunto de destrezas y atributos personales que pueden desarrollarse por separado.

Según explican en Harvard Business Reviewla inteligencia emocional tiene hasta 12 componentes. Que posees una, no quiere decir que posees todas. Esto provoca que muchos caigan en el error de no esforzarse más en desarrollar su inteligencia emocional creyendo que no les hace falta, cuando aún hay mucho que mejorar.

Para empezar, la inteligencia emocional podría dividirse en cuatro grandes áreas: autoconciencia, autogestión, conciencia social y gestión de las relaciones.

En la primera categoría, autoconciencia, encontramos un atributo: la autoconciencia emocional. Esto es entender las emociones de uno mismo, saber identificarlas

Dentro de la categoría autogestión encontramos 4 cualidades: autogestión emocional, adaptabilidad, perspectiva positiva y orientación de logros.

A su vez encontramos dentro de la conciencia social una de las cualidades más valoradas por los demás: la empatía. Entender y ponerse en la piel de los demás es clave para ayudarles a mejorar como líder, así como para evitar y resolver conflictos. Junto a empatía encontramos otro atributo, la conciencia organizacional.

Por último, en gestión de relaciones encontramos 5 destrezas: gestión de conflictos, trabajo en equipo, liderazgo, ejercer de mentor e influencia. Todas estas cualidades son claves para ser un buen líder.

Un líder puede tener una empatía inestimable, siendo un verdadero apoyo para sus trabajadores. Así, puede transmitirles confianza a su vez por su gran amabilidad, dado que tiene una conciencia emocional inigualable y sabe entenderse a sí mismo lo cual el ayuda a la hora de interactuar con el resto.

No obstante, pese a ello puede que no sea el líder ideal. Posiblemente dicho individuo no sepa cómo dar feedback negativo, por lo que no está ejerciendo bien su rol como mentor, y sus trabajadores no están evolucionando. Posiblemente esta carencia también le impida resolver conflictos adecuadamente.

Por ello, es importante no ver la inteligencia emocional como una cualidad en sí, sino como muchas destrezas. Si asumimos que tenemos una alta inteligencia emocional por tener muy desarrollada una de las competencias propias de la misma, dejaremos de lado el resto de cualidades igual de esenciales.

La clave para descubrir qué habilidades desarrollar para tener mayor inteligencia emocional está en contrastar qué piensas de ti mismo, qué piensan los demás sobre ti y hacia donde quieres llegar. En este artículo te explicamos más detalladamente cómo responder a estas tres preguntas y conseguir mejorar tu conjunto de talentos personales.

Escrito por Christiane Drummond

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *