No siempre es fácil dar con la pieza creativa perfecta. De hecho, aunque pueda parecer un proceso aleatorio, las ideas no vienen sin más, la inspiración no aparece sino que es como la suerte, hay que buscarla. Por este motivo, todo el mundo puede ser creativo y las excusas son solo eso, excusas.

Sin embargo, como todo en la vida, la creatividad requiere trabajo, esfuerzo, investigación, búsqueda, etc, y para poder dar con una idea brillante la mayoría de las veces hay que lidiar antes con ideas que ni siquiera una madre compraría.

Por este motivo, seguir unas ciertas pautas a la hora de desarrollar cualquier trabajo creativo es bueno y ayuda a avanzar y a no estancarse en un mismo punto que solo lleva a la frustración.

Para que las musas no aparezcan, si no que salga a buscarlas necesita conocer estas 7 técnicas que le conducirán a la más brillante creatividad de la manera más efectiva.

1. Céntrese en el proceso
En vez de centrarse en los resultados que quiere conseguir, debe enfocar su aención en los procesos que utiliza para alcanzarlos. Quizá esto le pueda dar respuesta a un estancamiento y es que, cuando, a través de un método no se obtienen resultados o los esperados, es mejor cambiar y probar uno nuevo o mejorar el presente para llegar a ser más creativos.

creativo2. Nombre 100 ideas
Este método se basa en poner sobre el papel 100 ideas en tan solo 15 minutos. Con esta técnica el objetivo es reforzar la mejor creatividad por dos motivos principales.

Por un lado, porque no da tiempo a criticar las propias ideas pues, en numerosas ocasiones somos nosotros mismos los que matamos ideas sin ni siquiera haber dejado que madurasen.

Por otro lado, 100 ideas son demasiadas para un solo proyecto pero, para que salga una gran idea es necesario que salgan muchas malas. Por ello, se irán acotando cada vez más y la buena se encontrará entre una lista de 30 a 75 ideas.

3. Escritura libre
En un tiempo de también 15 minutos, esta técnica plantea escribir todo lo que pueda, lo más rápido, honesto y detallado posible. Olvídese de la gramática o la ortografía, simplemente escriba.

Así, eliminamos nuestra capacidad crítica que normalmente ejercemos cuando nos paramos demasiado tiempo pensando las cosas. Esto no quiere decir que la reflexión sea mala, de hecho, el trabajo posterior necesita ser analizado pausadamente para dar con ideas excepcionales.

4. Utilice una nueva herramienta
¿Utiliza un cuaderno para anotar sus ideas? Cámbielo por una pizarra. Simplemente se trata de buscar una nueva manera de hacer las cosas, una herramienta distinta que puede hacerle ver nuevas perspectivas de una misma idea, buscar enfoques o incluso hacer surgir nuevas.

A veces estamos tan centrados en la rutina que no somos capaces de salir de ella y explorar nuevas opciones que den impulso a la creatividad.

5. Cree basura
Sí, basura. Todo trabajo bien hecho debe tener un comienzo y, todos sabemos que los comienzos nunca son fáciles. Escriba, pinte, dibuje, tome fotografías, haga lluvias de ideas malas, malísimas incluso, pero empiece.

Poco a poco verá cómo puede ir perfilando y puliendo, encontrando las mejores cosas y desechando las peores y, en ocasiones, una mala idea puede llegar a convertirse en un auténtico éxito.

6. Finja
Esta técnica tiene mucho que ver con la anterior y es que, se basa en desarrollar un proyecto que no tiene ni idea de cómo llevar a cabo o uno que sabe que no tiene futuro para ver qué sale de ahí. Eliminando los miedos de crear algo que no esté a la altura, podemos llegar a dar con algo perfecto.

7. Impóngase restricciones
Incluso si ya las tiene. Pruebe a escribir solamente con un boli, o pinte en un espacio reducido, escriba una lista solo con verbos, etc. De manera similar a utilizar una nueva herramienta, verse ante situaciones diferentes que limitan de alguna manera nuestras capacidades, hace que saquemos el ingenio para buscar nuevas formas de hacer las cosas.

Un artículo publicado en Marketing Directo