En el año 2016 había censados en España9,5 millones de personas de entre 16 y 34 años. De estos, 4,5 estaba ocupadas, 1,7 se encontraban sin empleo y 3,1 fuera del mercado laboral. ¿Cómo encontrar oportunidades de trabajo? Según los resultados del llamado ‘Módulo EPA 2016’, la mayoría de los jóvenes españoles utiliza las referencias de familiares, amigos y conocidos para dar con un empleo (41,68% de los casos).

Otro métodos que utilizan son el enviar una solicitud directa al empresario, utilizada por el 21,73%, y anuncios en medios de comunicación e internet, que es algo a lo que recurren el 9,93%. Los más jóvenes son los que más optan por contactar con su entorno más cercano para ver si pueden echarle una mano a la hora de dar con un empleo. Así, el 46,36% de personas de entre 16 y 24 años así lo hizo frente al 40,54% de entre 30 y 34 años. Estos optan más que los primeros por las solicitudes directas al empleador, contactando por teléfono, personándose en la oficina o a través del correo electrónico.

La mayoría de los miembros de este colectivo –gente de entre 16 y 34 años– no había realizado ningún tipo de trabajo mientras cursaban estudios. Un 25,35% sí afirmaban haber llevado de manera paralela su formación y los primeros pasos en el mercado laboral. Un número importante de estos solo realizaron actividades remuneradas pero también hubo quien ejerció sin recibir ningún tipo de prestación económica a cambio.

En el mercado laboral español nos encontramos con escasez de perfiles cualificados. Hay una tasa importante de abandono escolar y de los estudios, lo que hace especialmente complicado que estos chicos encuentren alguna salida profesional. De hecho, en 2016 había 6.222.900 jóvenes de entre 16 y 34 años que no estaban cursando estudios algunos.

Otro aspecto a tener en cuenta es la movilidad. Muchos se ven en la necesidad de cambiar de residencia para encontrar un trabajo, algo que en ocasiones puede dificultar la tarea.

Un artículo publicado en Muy Pymes