A estas alturas el acrónimo MOOC (Massive Open Online Course)o como son conocidos en español: Cursos en Línea Masivos y Abiertos se han convertido en una opción para mejorar nuestra formación académica en distintos ámbitos. Existen una serie de requisitos para que un curso sea considerado masivo, abierto y en línea. Los materiales, por ejemplo, deben ser gratuitos para el alumno. El curso debe impartirse por Internet. El número de matriculados es ilimitado y por último debe conllevar una serie de pruebas y evaluaciones.

Diversas universidades de Estados Unidos apostaron por este tipo de enseñanza democrática. Ya nos habló de ello IC hace dos años. Para muchas personas se abrió entonces un mundo de posibilidades donde aprender estaba al alcance de cualquiera.La parte negativa (la perfección no existe) está relacionada con algunos cursos que quizás no tengan la calidad que esperábamos, o en el hecho de que nos encontremos con algún coste adicional a la hora de adquirir un diploma. Pero la formación a distancia no deja de ser una oportunidad de mejora profesional y personal más que la búsqueda del título.

En España también contamos con plataformas avaladas por reconocidas universidades que imparten sus cursos. Personalmente estoy realizando dos. ¿El inconveniente que veo? Como en toda formación a distancia se necesita mucha disciplina y sobre todo, elegir la temática que de verdad te llene, necesites o te interese mucho aprender.

Escogí MiriadaX por la recomendación de un amigo, allí el profesorado explica de manera correcta, amena y tienen un currículum tanto académico como profesional interesante, al menos en el curso que realizo. Esta plataforma fue impulsada por Telefónica y Universia e integra a 1.232 universidades de 23 países de Iberoamérica. Hay otras opciones como Coursera, o Edx.

Conspiraciones un tanto rebuscadas respecto a este tipo de enseñanza vamos a encontrar: “buscan lucrarse de alguna manera”, “buscan captar futuros alumnos para sus universidades”, etcétera.

En mi opinión, creo que todos somos conscientes de que lo que podemos o no permitirnos a nivel económico por lo tanto, aprovechar un curso o dos que sea de nuestro interés no tiene que llevarnos a matricularnos en dichas universidades.

Me parece una buena oportunidad para crecer profesionalmente, y en nuestras manos está el elegir el contenido de mayor calidad y una vez comencemos gestionar bien nuestro tiempo para llevar a cabo el aprendizaje. En ocasiones no se trata de conseguir o tener como objetivo un título sino conocimiento.

En Pymes y Autónomos