Encontrar un trabajo hoy día puede resultar una odisea para muchos españoles. Gente preparada que no encuentra su sitio. Por demasiada formación o viceversa.

En el otro extremo están las empresas que deciden optar por personal externo temporal, sin realizar una entrevista de trabajo en profundidad. ¿Responsabilidad del trabajador? ¿De recursos humanos?

Imaginemos una gran empresa que se nutre de trabajadores autónomos.Los necesitan para realizar reparaciones eléctricas. Un empleo para el que se requiere una buena formación.

timon

El primer paso sería hacer una selección de profesionales con experiencia demostrada porque los clientes merecen recibir un buen servicio. A mejor tratamiento, mayor será el grado de satisfacción obviamente.

Sin embargo, contratan a un chico que no tiene experiencia y que al desempeñar su tarea provoca un accidente en casa del cliente. ¿A quién reclama el afectado?

Las excusas en este tipo de empresa son: “Ya no trabaja aquí”, “No le localizamos”, “Es nuestra política, contratamos a personal cada cierto tiempo”, “Intentaremos solucionar este incidente”.

¿Transmiten confianza? Ninguna. El primer error lo han cometido al no hacer una entrevista donde esa persona pudiera demostrar los conocimientos que decía poseer. La profesionalidad de la empresa comienza por rodearse de una plantilla eficaz.Y sobre todo de no hacer cambios cada poco tiempo, impidiendo que se forme un equipo consolidado.

Además de afectar a la imagen de empresa, al nulo interés por ofrecer un servicio de calidad, está la otra parte: el intentar echar balones fuera, culpando a un trabajador que igual estuvo en plantilla dos meses, joven e inexperto.

Un artículo escrito por Joana Sanchez