Haz Un Cambio En Ti Y Cambiarás Tu Empresa

En las empresas se habla constantemente del cambio. Que debes cambiar a tu organización, qué es lo mejor para tu entorno. La mejora de tus oportunidades y la de los demás se produce a través del cambio.

Pero en la realidad, queremos que todo cambie. Menos tu mismo.

Se hacen cursos formativos en las empresas para provocar un cambio en las organizaciones. Que ha venido un coach y se han hecho dinámicas de grupo durante 8 horas. Hemos reído, bailado, has practicado herramientas grupales, te has dado cuenta de muchas cosas a mejorar, aspectos importantes de tu día a día. Pero. ¿Y después qué? ¿Qué pasará mañana? Seguirás igual.

El cambio en las organizaciones depende de ti:

El primer cambio que debe producirse en las organizaciones debe venir del responsable de ésta. Si una empresa necesita mejoras en su organización, definir esta mejora debe ser de arriba hacia abajo. Debe ser piramidal.

La base fundamental de un cambio en una organización es saber si la persona responsable de un equipo, un gerente, un CEO, un director, un mando intermedio, etc. está dispuesta a empezar en si misma este cambio.

No se puede gestionar bien un cambio en una empresa, si cómo responsable de la misma, no eres capaz de cambiar algo de tu comportamiento, de tus actitudes y de tus percepciones, de tus creencias hacía los demás.

“A menudo un cambio de nosotros mismos es más necesario que un cambio de escenario”. (A. C. Benson.)

Si quieres provocar un cambio en algo o alguien, primero debes creerte que es posible y en segundo lugar disciplinarte para conseguirlo y en tercer lugar tener coraje para hacerlo.

No vale decir que tengo experiencia o conocimientos de muchos años en este puesto y no voy a cambiar mi manera de trabajar. Primero por que hasta hoy en día me ha funcionado y segundo por que son las personas de mi alrededor las que se deben amoldar a mi. Pase lo que pase.

Nada más lejos de la realidad.

Pero, que cambien los demás. Que sea el equipo que se organice. Que sean ellos los que provoquen el cambio. Que sean ellos los que hagan ejercicios grupales, etc. pero yo seguiré siendo el mismo de siempre.

Entonces es cuando veo a personas en las empresas que me dicen

– “Vino un coach, estuvimos trabajando durante dos días y al final no servido para nada por qué seguimos igual”.

 Las personas de tu alrededor saben perfectamente que esto es comida para hoy y hambre para mañana. En mi experiencia cómo coach ejecutivo me he dado cuenta qué a veces se empieza la casa por el tejado. No se trata de dar motivación a tu equipo para que sea más productivo. Se trata de que empieces a cambiar tu como responsable y ellos cambiarán la percepción de ti y la motivación de trabajar contigo vendrá sola. Por que al fin y al cabo las personas de tu alrededor se sentirán a gusto contigo con la nueva percepción que tienen de ti.

Es así de sencillo y así de difícil de aplicarse a uno mismo. ¿No?

Y ahora te toca saber como mejoraras a tu organización empezando primero por ti

¿Lo hablamos?

Ayuda con tus comentarios a más gente para servirles de guía y recuerda que nos vemos, compartiendo tú éxito cuando tu quieras.

Un saludo de Ezequiel Martí

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *