La asertividad en el trabajo

Un no a tiempo es una batalla ganada. ¿Quién no ha terminado en una situación que no deseaba por no saber decir no?

Casi todo en esta vida se aprende, e igual que la creatividad podemos adquirirla o entrenarla, la asertividad es una habilidad comunicativa imprescindible para negociar en el trabajo.

Nuestra forma de comportarnos repercutirá en unos resultados que nos beneficien. En ocasiones, decir no nos cuesta, y este comportamiento en el ámbito laboral acarrea problemas.

Una frase muy manida es la de: “Es que yo no sé decir no”. Tal vez sea cierto, pero lo importante sea aprender y decir nuestro primer no a ese compañero que siempre acaba aprovechándose de esta carencia comunicativa.

decision

Las personas que no practican la asertividad, anteponen los derechos de los demás a los suyos y así, evitan conflictos. Son los que con frecuencia, ante cualquier petición responderán con un: “Como tú quieras”, “No importa”, etcétera.

Es decir, un perfil perfecto para no ser respetados por el entorno y fáciles de manipular.

Sin embargo, la persona asertiva, expresa sus sentimientos de una manera directa pero con el respeto como base.

Y éstos emplearán frases del tipo: “Me parece bien lo que dices, pero debes entender que yo…”, “A mí me gustaría…” y otras, en las que quede claro que a pesar de respetar la opinión del otro, o de comprender que tiene un problema, esto no será suficiente para que él renuncie a su tiempo.

La asertividad no sólo es positiva en el ámbito personal sino en el profesional. No temamos llevar la contraria, todo dicho con buenos argumentos y con amabilidad será bien aceptado tanto entre compañeros como por nuestros superiores.

Un artículo escrito por Joana Sanchez

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *