Para las empresas los social media son una carrera de fondo en la que la meta, la madurez, está exactamente a seis fases de distancia.

Como las personas, las estrategias 2.0 de las empresas no se convierten en adultas de la noche a la mañana. Y hay algunas que, también como los humanos, sufren el síndrome de Peter Pan y se empeñan en seguir aferradas para siempre a la niñez.

La empresa especializada en analíticas SimplyMeasured describe a continuación las seis fases por las que pasa toda compañía hasta alcanzar la madurez en el territorio 2.0:

1. Planificación
En esta primera fase lo más importante es escuchar y aprender. ¿El objetivo? Comprender cómo utilizan los consumidores los social media para a continuación definir los objetivos estratégicos donde la Web 2.0 puede tener un mayor impacto en nuestra empresa.

2. Presencia
Llegadas a esta segunda fase, la meta es ampliar los esfuerzos “marketeros” volcados por la compañía en las redes sociales y dar fuelle a los “shares”.

pescador

3. Engagement
En esta tercera fase las empresas utilizan el diálogo para estrechar lazos con el cliente (y lograr de paso que éste compre sus productos). Además, entran en juego los propios empleados de la compañía, que se involucran de manera mucho más activa en las actividades 2.0 de la empresa.

4. Formalización
En la fase de formalización las empresas tienen ya muy clara la gobernanza de sus canales 2.0, entran en escena la disciplina y los procesos y hay unos objetivos estratégicos de negocio claramente definidos.

5. Estrategia
Cuando aterriza en esta frase, la compañía se convierte se verdad en un negocio 2.0. Los social media dejan de ser propiedad exclusiva del departamento de marketing y extienden sus tentáculos a otros departamentos: el de recursos humanos, el de ventas o el de finanzas. Y no sólo eso, los altos mandos de la empresa se implican también en las estrategias 2.0 de la compañía.

6. Convergencia
En esta última fase los social media forman ya parte del ADN de todos y cada uno de los departamentos de la empresa.

Un artículo publicado en Marketing Directo