La Asociación de Marketing Online de Alemania (OVK, siglas en alemán) ha dado la voz de alarma ante la Federación de Economía Digital (BVDW): el porcentaje de utilización del software Adblocker ha llegado hasta el 20%. La asociación alemana ha declarado que se está produciendo un “daño significativo a la economía digital” e incluso ve peligrar “la libertad en internet”. El software en cuestión, Adblock puede considerarse como una autodefensa por parte de los internautas ante la publicidad online. MEEDIA ha recopilado las peores 7 molestias de la publicidad online.

No se puede saltar el vídeo.

Una de las mayores tendencias en la web son los vídeos. Por este motivo, la demanda de publicidad en este formato es muy alta. Pero por desgracia, la mayor parte de las veces, la publicidad que aparece en los vídeos no es nada inteligente, ni llamativa sino más bien molesta y estúpida. En los medios de comunicación, lo normal es que por cada vídeo, aparezca un anuncio. Si ve varios vídeos seguidos, es probable que acabe viendo varias veces el mismo anuncio.

Cuando por décima vez aparece el mismo anuncio de Audi con su reluciente símbolo y además, no podemos pasar el vídeo o salir de la página, desarrollamos una menor simpatía por la compañía de automóviles.

El software no es capaz de reconocer que el usuario ya ha visto antes el mismo anuncio. Mucho peores, y más aún cuando son “obligatorios”, son los anuncios que duran más tiempo que el vídeo real. O más perverso aún son los vídeos graciosos y divertidos a los que le siguen un vídeo con una noticia seria y real.

Publicidad

¿Cómo mejorarlo?

Los software más avanzados detectan los anuncios que ya han sido vistos por los internautas. Los anuncios Pre-roll imitan el patrón de YouTube. De esta forma, se obtiene la información sobre si la publicidad ha sido vista o por el contrario, se considera molesta.

Sonido automático

Igual de molesto es entrar en una página web y que de pronto, una música comience a sonar sin ton ni son. Tiene que emplear unos segundos en encontrar la fuente de sonido y por fin, apagar esa contaminación acústica. Pero a veces no es tan fácil y recurre directamente a apagar el sonido de su ordenador. Cualquiera que lo haya experimentado una o dos veces, entenderá a la perfección a los usuarios de Adblocker.

¿Cómo mejorarlo?

Mantenga el sonido apagado de su ordenador desde el inicio.

Los anuncios – cartel

Mueve el ratón por la pantalla cuando, de pronto un anuncio pequeño se extiende en toda la pantalla como una cartel gigante. Cualquier usuario conoce este momento. La llegada a la red de estos “Wallpaper” o carteles digitales puede considerarse un ataque a la  sensibilidad estética del ser humano. Los anuncios que aparecen en una web (arriba y a la derecha) no están por lo general muy bien hechos. A veces el anuncio aparece en medio del contenido de la noticia, lo que impacta de lleno en la estética de la web. Una publicación en papel jamás permitiría tal violación visual de su contenido. ¡Y con razón!

¿Cómo mejorarlo?

Programe el sistema para que este tipo de anuncios no aparezcan y molesten en la página web.

¡Socorro, mi producto me persigue!

El aparentemente útil re-targeting es en realidad algo muy estúpido. En cuanto busca un producto determinado en la web, inmediatamente le aparecerán productos similares allí por donde navegue. Busque botas para hacer senderismo: no verá más que anuncios con botas de montaña. Busque electrodomésticos para la cocina, solo verá anuncios de aparatos de cocina. Es lo que se llama la publicidad “recuerdo”, incluso aunque usted no haya realizado ninguna compra. La propia base de datos de Amazon sigue mostrando anuncios de un producto que ya haya adquirido. ¿Qué fue de aquello de que la publicidad digital tenía que adaptarse a las necesidades del consumidor?

¿Cómo mejorarlo?

Renuncie al re-targeting o solo con su consentimiento, permita que algunos sistemas de seguimiento identifiquen cuándo y qué ha sido adquirido.

publicidad-online

Los Pop-up

Entra en una página  web y comienzan a aparecer los Pop-up. Estos anuncios que por su rapidez, casi no pueden verse y se acumulan uno detrás de otro en nuevas pestañas. ¿Qué es esto? Si no puede cerrar la página, ¿los anuncios quedan ocultos? ¿ y quién crea los Pop-up?

La mayor parte de los navegadores suprime este tipo de anuncios tan molestos… pero también existen una tendencia aún peor: pop-up que aparecen de pronto en la página y solo después de un tiempo, desaparecen por si solos.

¿Cómo mejorarlo?

Cancélelos. ¡Punto!

¡Menuda cruz con la cruz!

Quiere simplemente deshacerse de los molestos pop-up y demás anuncios desagradables. Busca la X para cerrar la ventana y sin embargo no está. Tiene que esperar hasta que el anuncio acaba. A veces la X aparece tras unos segundos pero otras, simplemente está oculta en algún lugar de la pantalla. ¡Menuda cruz con la cruz! Ojalá que los responsables de esta tontería se cuezan en el infierno de la publicidad online.

¿Cómo mejorarlo?

La X está donde normalmente hemos aprendido. A la derecha o izquierda en la parte superior del anuncio. ¡Simplemente cierre y punto!

El drama clásico: los anuncios camuflados.

Es una molestia aparentemente imposible de erradicar: hablamos de esa publicidad disfrazada de información editorial, acompañada de la palabra “publicidad” o “patrocinio”. Siempre al acecho parecen decir “también podría interesarle esto…” Esta pantalla de camuflaje es la hermana pequeña de la publicidad encubierta. Quién clica por error en ella, acaba harto y por eso a nadie debería sorprenderle el enfado con los medios de comunicación y sus anunciantes.

¿Cómo mejorarlo?

¡Aléjese! El engaño a los internautas no se cuenta ni en los medios ni en la publicidad.

Un artículo publicado en Marketing Directo