Las franquicias registraron un nuevo récord de empleo en 2018

La franquicia en España vive su particular belle epoque. Prueba de ello son los datos de cierre del pasado ejercicio, quinto de crecimiento consecutivo. Si bien se aprecia una leve ralentización en la apertura del número de establecimientos, del 5,5% al 4% -con 2.999 locales más en funcionamiento-, lo que no ha dejado de aumentar exponencialmente, tanto en términos relativos como absolutos, ha sido el empleo creado por estas marcas.

Según el informe La franquicia en España 2019, elaborado por la Asociación Española de Franquiciadores (AEF) con el patrocinio de Grupo Cajamar, el sector creó 14.921 nuevos empleos el pasado año, lo que supone un crecimiento del 5,3% respecto al 2017, cuando el avance fue del 3,7% (9.965 nuevos puestos de trabajo).

“Desde 2005 se ha venido registrando un aumento continuo del número de empresas que apuestan por franquiciar sus negocios, lo que demuestra que la franquicia ofrece ventajas añadidas tanto por las posibilidades de expansión a nivel nacional como internacional. Replicar y hacer crecer un negocio en los mercados exteriores es mucho más difícil y costoso de manera propia que bajo la enseña de una franquicia”, aseguró Luisa Masuet, presidenta de la AEF, durante la presentación del informe.

Todo ello se deja notar a su vez en la cuenta de resultados del conjunto del sector de las franquicias. Su facturación también se incrementó más de 115 millones de euros con respecto a hace una año, hasta alcanzar los 27.707 millones de euros en  el años 2018.

Desde la Asociación de Franquiciadores explican estos avances por dos “hechos clave”: la recuperación de la economía que empezó a notarse desde 2013 y la apertura del grifo del crédito por parte de las entidades bancarias, “que han regresado a su actividad principal, la concesión de crédito”. Todo ello resulta “fundamental para un sistema que se basa en el crecimiento y la expansión de las redes”, apostillan.

A este respecto Ruth Barroso, directora de Negocio de Cajamar, explicó que, a la hora de financiar el emprendimiento, la banca siempre es más favorable a este tipo de negocios. “Es una fórmula más atractiva ya que minora los riesgos. La franquicia se corresponde, además, con un modelo de economía de escala que es mucho más complejo de alcanzar en un negocio propio”.

Más locales franquiciados

Otro de los signos que evidencian el buen estado de forma del sector de la franquicia en España es el aumento del número de establecimientos franquiciados. En 2018 se contabilizaron 2.975 más que en 2017 (+5,3%), hasta sumar 56.753. Los locales franquiciados representan el 78% del total que hay en España frente al 22% de los propios, dice el informe. Para Eduardo Abadía, director de Ejecutivo de la AEF, estas cifras “demuestran la salud y el desarrollo de este sistema de comercio por el que apuestan cada vez más emprendedores”.

A este respecto la presidenta de la AEF ha querido destacar que el franquiciado es “mucho más profesional que el de hace unos años. Son personas mucho más selectivas que analizan más en profundidad el tipo de negocio. Tienen un perfil inversor que va más allá de la creación del negocio. Buscan obtener rentabilidad a medio y largo plazo”. Por otro lado se encuentran los llamados “family office”, es decir, puros inversores cuyo porcentaje es “bastante inferior” y que por norma general son extranjeros. En este punto, Abadía insistió en desterrar el concepto de ‘franquicia low cost’. “Eso no tiene sentido, desde el concepto empírico de la franquicia, que de por sí implica experiencia probada, formación y tiempo funcionando”, explicó.

En términos de generación de empleo, las diferencias entre los dos tipos de establecimientos son también notables. En el caso de los establecimientos propios el número de trabajadores es de 98.057 casi 100.000 por debajo de los puestos de trabajo en locales franquiciados (195.815). Además, estos últimos doblaron el ritmo de creación de puestos de trabajo, un 6,1% frente al 3,3% de los primeros.

Misma circunstancia se replica en el apartado relativo a la facturación. Los establecimientos franquiciados incrementaron su facturación un 1,9% (326 millones de euros) frente al retroceso del 2% de los propios (-211 millones de euros). Abadía, justifica los datos en el “trasvase” de uno a otro tipo. “Es un buen síntoma que se deriva de la propia expansión de los negocios. Cuanto más locales franquiciados haya más peso tendrán en el global de facturación y viceversa”.

España, polo de atracción para las franquicias internacionales

Llama la atención que cada vez son más las marcas extranjeras que escogen España como destino referencial para abrir franquicias. Si el en 2017 el número era de 202 el pasado año se elevó a 246.

En cuanto a su país de origen, Francia continua a la cabeza con 57 enseñas (tres más que en el anterior informe), entre ellas Carrefour, Etam o Yves Rocher. Le sigue Italia que se mantiene en 44, con nombres como Calzedonia o Prink. Llama la atención el incremento de marcas procedentes de Estados Unidos, que han pasado de 39 a 43, y ocupan la tercera posición. En cuanto a sus sectores preferidos, además la restauración, los estadounidenses optan por el sector del deporte y el bienestar: Anytime Fitness -cadena de gimnasios 24 horas- y Orangetheory Fitness, son sólo dos ejemplos.

En el análisis por sectores, alimentación y belleza/estética son los que cuentan con un mayor número de establecimientos, 13.562 y 4.450 respectivamente. Destaca el avance de las franquicias del sector inmobiliario, que “han crecido de manera muy importante”, puntualizó Abadía. La recuperación de la actividad ha favorecido que regresen “tres de cada cuatro franquicias extranjeras que dejaron España en los años posteriores a la crisis”, aclaró el director Ejecutivo de la AEF.

BEATRIZ TRIPER

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *