El hecho de ser pasivo-agresivo es frustrante para ambas partes, porque además de ser improductivo, hace que los demás dejen de confiar en ti en tu lugar de trabajo y en tu relación. Si alguna vez has dejado que tu comportamiento destruya algunas de tus relaciones, ¿no crees que debes evitar a toda costa que vuelva a suceder? A continuación os dejamos doce frases pasivo-agresivas, y su verdadero significado, que puedes empezar a combatir de una manera más productiva.

1. “Está bien”

Observa esta frase. “Date cuenta, cuando alguien te dice que todo “está bien” resulta ser todo lo contrario. Signe Whitson afirma en Psychology Today que una persona”pasiva-agresiva” utiliza frases de este tipo para expresar su enfado (indirectamente) y para poner barrera a cualquier comunicación emocional.

2. “No te preocupes”

En realidad, tú sí estás preocupado. En Thought Catalog, Christine Schoenwald aseveró que esa frase se traduce en un: “Estoy diciendo que no tienes por qué preocuparte, pero lo que realmente quiero decir es ‘púdrete’, sin embargo no diré hasta que explote contra ti”.

3. “Si realmente lo quieres hacer…”

Esto primero podría sonar “reconfortante”, pero no te engañes. Cuando dices esto estás siendo evasivo. Podría parecer que estás de acuerdo con el plan, pero por dentro no estás maravillado. Esto sólo indicaría que no quieres que la otra persona se moleste y no sabes cómo comunicar esos sentimientos.

4. “Gracias adelantadas”

Otra frase que podría parecer inocente, pero que lo que realmente quiere decir es que la estás esperando que la gente haga lo que tú quieres y bueno, esto puede dañar tu relación con la persona.

emprendedoras_

5. “Me sorprendió / confundió…”

Cuando escuchas o lees esto, puedes darte cuenta que la persona está disfrazando una crítica o simplemente está inconforme al no estar al frente. Jennifer Winter mencionó en The Muse que tenía una compañera que utilizaba mucho este tipo de frases para “suavizar su crítica”. Esto hizo que Winter empezará a ignorar todos sus comentarios.

6. “No estoy enfadado”

Cuando se utiliza esta frase, la mayoría de las veces realmente no se está siendo sincero, evítala tú también y aprende a expresar tus sentimientos.

7. “¿Entonces…?”

Cómo solo una palabra puede cambiar todo el contexto, ¿no lo crees? Tal vez sea porque después de esto le sigue un comentario algo “molesto”. Claramente se entiende que estás un poco molesto porque no te han respondido, y ese es un problema de honestidad. Si solamente se dice por decir, la conversación se vuelve incómoda ya que se entiende que la persona no sabe cómo iniciarla. Cuando escucho que alguien la aplica y existe una incómoda pausa tengo el deseo irresistible de decir: “entonces… qué?” Para así salirme de ese momento incómodo.

8. “Me preguntaba si…”

Esta frase se percibe cuando la persona está haciendo una petición no tan razonable. Es como: “Me preguntaba si… estarías en la ciudad mañana y pudieras recoger a mi hermano de la estación del metro?”

Aún cuando estés en la ciudad, la estación puede estar ubicada muy lejos de donde estés. En otras palabras, esta persona sabe que no debería estar pidiéndote ese favor, pero aún así lo están haciendo. Aunque ¡ojo! También ten en mente que gente puede utilizar estas palabras para invitarte a algún lado.

9. “Sólo bromeaba”

El sarcasmo es una de las manifestaciones más pasivo-agresivas. Si esta persona hace un comentario que te entristece y efectivamente, te entristece, no era broma. Realmente quería decir lo que manifestó y está tratando de “cubrir sus sentimientos”.

10. “Ojalá valga la pena”

Esta frase no puede ser más obvia. La persona que te lo dice no quiere que hagas nada, pero es una “advertencia” de que aún así lo harás. En lugar de expresar su real preocupación te dejarán este mensaje pasivo-agresivo hasta que se vuelva el real problema.

2. “¿Comentarios?”

En la mayoría de los casos esta frase puede resultar poco dañina, pero  en algunos casos ésta también puede ser utilizada para demostrar que alguien se equivocó en algo como: “Tenemos que discutir de tu desempeño el día de hoy, ¿comentarios?”

Un artículo publicado en Muy Pymes