Las pautas a seguir para realizar una buena gestión de cobros

Cobrar, hoy en día, se ha vuelto una ardua tarea para muchos negocios. ¡Y sobre todo hacerlo a tiempo! Por eso, contar con un buen equipo de gestión de cobros es vital para que una empresa pueda sacar la mayor rentabilidad a su actividad y crecer.

Porque de nada sirve hacer buenas ventas si luego los clientes no pagan, o en el mejor de los casos, lo hacen pasados los 200 días. Podríamos decir que cobrar se ha convertido en un arte, y de ello, supone la supervivencia de muchos negocios.

Estos incidentes pueden llevar aparejada una baja rentabilidad y empuja a la empresa, en muchas ocasiones, a buscar otras fuentes de financiación. De no ser así, podría comenzar a no poder pagar a proveedores y se complicaría su desarrollo comercial.

Estas son algunas claves para conseguir una gestión de cobros adecuada:

1. Una buena documentación previa sobre el deudor. Por ejemplo, su historial de pagos o su volumen habitual de compras. También se debe tener en cuenta la antigüedad del cliente y la importancia que tenga para la empresa ya que así podemos hacernos a la idea de la solvencia del susodicho.

2. Si el implicado no paga, ¿qué costes o consecuencias supone para él? ¿Han sido previamente acordadas?

3. Es importante establecer el porqué de la conveniencia de pagar la deuda y el beneficio obtenido al hacerlo.

Estos dos últimos puntos deben quedar muy claros, ya que constituirán un buen argumento de persuasión entre el interlocutor y el cliente.

4. Negociar posibles alternativas de pago, como planes en función a las condiciones discutidas con anterioridad. Si se ofrecen condiciones de crédito favorables o incentivos es probable que se pueda agilizar el pago del importe adeudado.

Para todas estas gestiones, lo ideal es contar con un equipo de gestión de cobros para que pueda ocuparse de ello de manera efectiva.

Un artículo publicado en Marketing Directo

You May Also Like