¿No te has animado a subirte al carro de la emisión de contenidos en streaming y la creación de vídeo nativo? En un mundo en el que las narrativas audiovisuales y el storytelling enamoran a las audiencias, ignorar el potencial del vídeo implica que tu pequeño negocio se pierda múltiples beneficios.

La innovación tecnológica de los últimos años ha propiciado que cualquier persona poseedora de un terminal inteligente pueda disfrutar del vídeo en directo de cualquier marca, medio o influencer que resulte de su interés. Actualmente, la mayor parte de redes sociales brindan la posibilidad de emitir en streaming e integrar vídeos nativos: la última en sumarse ha sido la plataforma profesional LinkedIn, mientras que otras como Instagram Stories afianzan su éxito, ligado tanto al vídeo como al contenido efímero, impulsado desde Snapchat.

Según revela la siguiente infografía elaborada por One Productions, la industria del vídeo en streaming facturará en torno a los 70.000 millones de dólares el próximo año 2021 y solamente en Estados Unidos, los adultos consumen casi una hora de vídeo en vivo al día, según datos de eMarketer. 

Tom Hopkins, su director, explica a través de este gráfico el papel imprescindible de este formato en el ecosistema digital actual y como éste puede ayudar a las empresas a generar engagement, conectar con la audiencia, incrementar las ventas o mejorar los índices de conversión. La popularidad del vídeo es tan grandeque en redes tan usadas como Facebook los contenidos de este tipo en vivo obtienen tres veces más vistas que el resto de vídeos. Además, el 81% de los internautas vieron más piezas en streaming en 2016 que en el ejercicio anterior, y 8 de cada 10 las prefieren a los blogs.

Si tienes un pequeño negocio, el vídeo en vivo puede convertirse en tu gran aliado, para lo cual es preciso planificar y ejecutar una estrategia integral que incluye el aprovechamiento de todas las herramientas tecnológicas a tu alcance, el diseño de un plan de contenidos y medios sociales, la publicación de teasers, el uso de narrativas transmedia, la elaboración de guiones en brutos, la venta de sensaciones y el uso del neuromarketing, o la difusión de los valores corporativos a través de la emisión en streaming. En el siguiente gráfico también podrás encontrar ejemplos exitosos de marcas que le han dado uso, como Sephora, Buzzfeed o Starbucks.

Escrito por Andrea Núñez-Torrón Stock