Que las estrategias digitales son el futuro de cualquier compañía es una obviedad a la que nadie osaría enfrentarse. Pero los directores ejecutivos de las empresas tienen cada vez más en cuenta esa premisa, y comienzan a incorporar la tecnología como una herramienta esencial también para el desarrollo de la empresa. Así lo comprobamos en una reciente encuesta sobre la inteligencia digital de PwC a más de 2000 ejecutivos: este año, el 73% de ellos afirmó que el CEO de su compañía está ayudando a promover las nuevas tecnologías digitales, un considerable incremento respecto a 2013, cuando solo el 57% de los CEOs eran conscientes de la importancia de las herramientas online.

Ese cambio se manifiesta, además, en que las compañías buscan invertir en tecnología que impacte en todas las líneas de negocio: el 31% de los encuestados afirmaron que sus empresas dedican más del 15% de sus ingresos a mejorar de tecnología en los distintos departamentos, y no solo en el propio de TIC.

¿Y qué esperan desde las empresas de esa mayor inversión en digital? La gran mayoría de los encuestados (45%) un aumento de los ingresos, aunque un 25% también considera importante crear una mejor experiencia del consumidor. Por debajo quedaría otros objetivos como innovar, ahorrar costes, mejorar la toma de decisiones a través de análisis de datos, mejorar la reputación de marca o combatir a nuevos competidores.

¿Cómo medir la inteligencia digital de una empresa?

El informe de PwC trata de encontrar aquellos atributos que definen una alta inteligencia digital por parte de una empresa y el liderazgo del CEO es clave, pero también debe estar apoyado por el resto del equipo ejecutivo.

Así, hay 10 características que definen a las empresas con alta inteligencia digital: un líder ambicioso, directores de informática y datos que colaboren a la hora de poner en marcha la estrategia, un equipo ejecutivo comprometido con el tema digital (algo en lo que falla prácticamente la mitad de las empresas), una estrategia común y compartida por toda la compañía, una aproximación interna a la innovación, una rápida adopción de tecnologías que supongan una ventaja competitiva,un uso efectivo de los datos de negocio, una actitud proactiva hacia la cyberseguridad, el establecimiento de una hoja de ruta de la estrategia digital, y una medición de resultados consistente.

Los CEOs consideran que las estrategias de marketing son poco efectivas

Aunque los CEOs son ya muy conscientes del impacto que las nuevas tecnologías pueden tener en su negocio, no lo son tanto del potencial para sus campañas de marketing (especialmente unidas a ese mundo digital en claro ascenso).

Según otra encuesta de Forbes Insights, el 69% de los CEOs considera que la inversión en marketing no se está aprovechando como debería, mientras que entre los CMOs, son solo el 34% los que opinan lo mismo.

En concreto, los directores ejecutivos consideran que se debería mejorar el conocimiento del cliente, y el 69% afirma que la empresa no entiende a los clientes.

Eso sí, tienen muy claro que la solución pasa por el big data, y de hecho, aquellas empresas que cuentan con buenas herramientas para el análisis de datos son las que están más dispuestas a aumentar la inversión en marketing.

Un artículo publicado en Puro Marketing