Las altas tarifas de estudios, como un máster o un curso postgrado, son un obstáculo para los alumnos que quieren continuar su perfeccionamiento académico tras la universidad. Esto explica por qué los bancos han confeccionado una amplia oferta de créditos con los que los jóvenes pueden financiar esta formación. Intereses más bajos, menos comisiones y una amortización más flexible son algunas de las mejoras que podrán encontrarse sus destinatarios. Pero, en concreto ¿cómo son los préstamos actuales para estudiar un máster y cuáles son los mejores? A continuación, se detallan las propuestas de las entidades.

¿Cómo son los créditos para estudiar un máster?

Estudiar un máster tiene un coste económico que no muchos estudiantes pueden afrontar sino disponen del respaldo monetario de sus familiares más directos. No en vano, el desembolso que tienen que realizar puede llegar hasta una media de 20.000 euros por su matriculación, en función del centro encargado de gestar estos cursos de formación y, por supuesto, del nivel de aprendizaje que aportan.

La forma más habitual para sufragar los gastos de los másters es a través de los créditos generados por los bancos para satisfacer la demanda de los clientes más jóvenes. La propuesta es muy amplia y bajo unas condiciones de contratación más favorables que las apuntadas en otras vías de financiación menos específicas. Por el contrario, no aportan muchas novedades, ya que en la mayoría de los casos están diseñados bajo características muy parecidas entre todos ellos.

Para empezar, ofrecen unos tipos de interés más competitivos, que rara vez exceden del 10%. También son comercializados bajo menores comisiones, incluso con la posibilidad de contratar el crédito exento de estos pagos en su totalidad. Otra de las aportaciones de las que pueden beneficiarse sus demandantes es del periodo de carencia que presentan: pueden alcanzar los 12 meses en las propuestas más favorables para sus intereses. A esto se une una mayor flexibilidad en sus plazos de amortización.

Hasta 60.000 euros para la matrícula

Los estudiantes dispondrán de entre 10.000 y 45.000 euros para matricularseen estos cursos para universitarios. Pero si por cualquier circunstancia estos importes les fueran insuficientes, no tendrán vetada la financiación. El motivo se debe a que algunas propuestas bancarias elevan sus importes hasta 60.000 euros aproximadamente.

El plazo de devolución está adaptado a sus perfiles como clientes. Puede desarrollarse rápido, en torno a 12 meses, o demorar la amortización hasta en 10 años para contar con cuotas mensuales más asequibles para su situación económica.

En cualquier caso, hay que presentar en el banco la solicitud del curso en que desean matricularse; es obligatorio. De ser admitida, dispondrán de estos recursos monetarios en su cuenta personal en pocos días.

Los mejores créditos para estudiar un máster

Kutxabank es una de las entidades que cuenta con una financiación de estas características, que se comercializa como Préstamo Máster. Concede hasta 60.000 euros para sufragar los costes de la matrícula y las tasas. Presenta un plazo máximo de amortización de hasta ocho años, en función de la duración del máster, con un periodo de carencia opcional que se eleva a dos años.

Hasta 50.000 euros se conforma el importe que ofrece BBVA a los estudiantes por medio del préstamo Estudios Máster Blue. Amplía su devolución a 10 años, aunque manteniendo los dos años como tiempo de carencia.

Ibercaja financia también 50.000 euros a través de su Préstamo Formación Máster, con 10 años como plazo límite para amortizarlo.

Banco Sabadell aporta el Crédito Máster, que financia el coste total de los estudios. Cuando el valor de la matrícula sea inferior a 15.000 euros, se podrán financiar otros gastos relacionados, como material, alquiler de vivienda… Aplica un tipo de interés del 7%, en donde los demandantes tienen hasta 10 años para devolverlo, incluyendo el periodo de carencia.

creditos_master_doctorado_MEC

Por último, Unicaja, y bajo la misma denominación –Préstamo Máster-, adelanta hasta 18.000 euros, con cinco años como plazo máximo para su amortización.

¿Cómo ahorrar dinero en los estudios?

Al tratarse de una vía de financiación tan particular, los atajos para mejorar sus condiciones de contratación se abren sensiblemente. Para conseguirlo, y antes de firmar el contrato, habrá que comprobar a qué se compromete el cliente, pues hasta puede incluirse en la letra pequeña alguna cláusula que obligue a pagar más dinero por su concesión. Para optimizarlo, no habrá más remedio que atender a algunas de las siguientes recomendaciones.

  • Buscar los créditos que estén confeccionados sin ninguna clase de comisiones, ni que conlleven otros gastos ocultos.
  • Si son contratados con un periodo de carencia, aunque sea leve, será mejor, ya que sus demandantes estarán en mejores condiciones para devolverlo al principio.
  • Puede que estos productos ofrezcan hasta más de 30.000 euros, pero para rentabilizar la operación tan solo habrá que pedir el importe que exija el curso, ni un euro más.
  • Se mueven bajo una horquilla en los tipos de interés que aplican los bancos nada desdeñable, por lo que habrá que intentar detectar el porcentaje más competitivo para pagar menos todos los meses.
  • Habrá que ser muy respetuoso con el cumplimiento de los plazos, ya que cualquier incidencia conllevará penalizaciones muy exigentes.

Un artículo publicado en Consumer