El marketing de contenidos no es patrimonio exclusivo de los “marketeros”. Los profesionales de la comunicación corporativa y las relaciones públicas se han subido también al carro de la tendencia “marketera” de moda, lo cual no impide, sin embargo, que el 3% confiese no tener ni idea de cuáles son sus objetivos a la hora de hincar el diente al marketing de contenidos.

Y es que en lo que se refiere a determinación de objetivos para sus estrategias de marketing de contenidos, la mayor parte de los relaciones públicas parecen vivir en una suerte de nebulosa.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la agencia de relaciones públicas Faktenkontor y el portal especializado en comunicación corporativa News Aktuell, el 44% quiere “generar relevancia”, mientras que el 41% aspira a “mejorar la imagen” de las marcas de la mano del marketing de contenidos.

Otro objetivo con mucha “pegada” entre los profesionales de la comunicación y las relaciones públicas es el de “estrechar lazos con el cliente”.

Por otra parte, sólo 1 de cada 10 relaciones públicas se imagina reemplazando la publicidad por el marketing de contenidos en el futuro. Y no sólo eso. Únicamente el 16% tilda de “relevante” la utilización del marketing de contenidos para apoyar las actividades empresariales en las redes sociales y aumentar así el “engagement”.

mundo

Más de la mitad de los profesionales de la comunicación corporativa y las relaciones públicas dice apostar ya por el marketing de contenidos, mientras que el 22% planea hacerlo en el futuro.

Más tirón parece tener el marketing de contenidos entre las agencias de relaciones públicas que entre los profesionales individuales de esta disciplina. El 60% de las agencias enarbola ya la bandera del marketing de contenidos y el 15% tiene previsto apostar próximamente por esta disciplina.

Hoy por hoy sólo el 9% de las empresas cuenta con su propio departamento de marketing de contenidos. Casi la mitad de las compañías ha hallado hueco para esta disciplina en el departamento de marketing y el 37% ha confiado su gestión al departamento de comunicación y relaciones públicas.

Un artículo publicado en Marketing Directo