Tendemos a concebir el éxito como un sueño o una meta lejana, pero en un mes podemos darle la vuelta a nuestra vida y sentirnos mejor adoptando estos hábitos.

El éxito no se mide al final de nuestra vida, sino al final de cada día. No obstante, algunos tienden a concebirlo como una meta lejana, conformándose con una realidad actual mediocre en vez de intentar mejorar su situación actual. Afortunadamente, un mes puede ser tiempo suficiente para mejorar una vida y sentirse más exitoso.

En primer lugar, deja de concebir el éxito como una cima; el éxito es sentirse bien y realizado con uno mismo, y siempre se puede ser más exitoso que el día anterior.

El segundo paso es empezar a cambiar tu rutina. Adoptado estos hábitos te sentirás más exitoso y tu nivel de bienestar aumentará:

  • Levántate antes: En muchas ocasiones cuando nos levantamos con mal pie nos acostamos igual,  puedes cambiar un mal día, pero es más deseable empezar bien la jornada desde el principio. Para empezar, adopta estas claves para madrugar más fácilmente; las mañanas son cruciales para aprovechar el día.  Hacer deporte a primera hora también es una manera fantástica para empezar el día, y combinado con un buen desayuno te ayudará afrontar tus tareas con energía.
  • Aprende constantemente: El desarrollo personal no tiene fin, siempre podemos mejorar y aprender algo nuevo. Abre tu mente y da la bienvenida a nuevos conocimientos. Hay muchas maneras de expandir nuestros conocimientos, desde tocar un instrumento hasta aprender un nuevo idioma o simplemente leyendoInternet también puede enseñarte algo nuevo cada día. Esto te ayudará a sentirte más realizado y empoderado.
  • Cuida tu bienestar personal: Para estar bien tienes que sentirte bien. Parece evidente, pero muchas veces subestimamos la importancia de nuestro bienestar personal. Dedica tiempo a ti mismo, e intenta relajarte con técnicas de meditación. También es crucial dormir bien y tener una alimentación saludable, sin energía pocas cosas lograrás.
  • Planifícate: Si te organizas te darás cuenta de que no sólo podrás hacer más cosas, también te sentirás más realizado. Prueba a hacer listas de tareas para planificarte cada noche, y aprovecha para tachar lo que hayas logrado durante el día. Ver tu progreso por escrito te ayudará a reconocerlo y sentirte más realizado.
  • Comparte tu progreso con otra persona: Cuéntale a alguien cuáles son tus objetivos, y coméntaselo cuando los consigas. Sentirás más presión por llevarlos a cabo. Así, tampoco dudas en pedir ayuda si lo necesitas, será gratificante.

  • Define cuál es tu misión en la vida: Decide que rumbo quieres tomar, y para cuándo quieres llegar a dónde te propongas. Lo más importante es que te pongas metas y objetivos personales; el éxito es subjetivo y compararse con el resto es contraproducente.
  • Se positivo: Una mentalidad positiva es clave para alcanzar el éxito. Elimina los hábitos negativos y realza tus atributos positivos. Así, no dejes que el fracaso pueda contigo; cada error puede darnos una valiosa lección, así que sácale el lado positivo. Ser agradecido te ayudará a tener una mentalidad más positiva; te darás cuenta de que todo el mundo que te rodea puede ayudarte a alcanzar tu meta.
  • Ayuda al resto: Si puedes hacer algo por el resto. hazlo. Es un gana-gana, ayudarás al otro y seguramente aprendas algo a cambio. La colaboración es clave para crecer.
  • Adopta un espíritu emprendedor: Busca nuevas maneras de hacer las cosas, y potencia tu capacidad de innovación. Da rienda suelta a las ideas, te sorprenderá de lo que eres capaz.
  • Pierde la aversión al riesgo: ¿Quieres hacer grandes cosas? Pierde el miedo al fracaso. Lánzate a vivir nuevas experiencias e intenta dar un paso fuera de tu zona de confort cada día – ¡lo mejor esta por llegar!

Vía | CNBC