Cuántas veces podemos oir en el trabajo o en una negociación que no hay que tomárselo como algo personal, que son negocios o que es trabajo.

Si bien puede ser una justificación para desdramatizar determinadas circunstancias, pero no se puede pasar por alto que la mayor de nuestro tiempo lo pasamos en nuestro trabajo. Este hecho se profundiza aún más cuando se trata de nuestro propio negocio.

laura-escribiendo

Es paradójico que se busque los niveles más altos de engagement o compromiso, tanto de los empleados como de nosotros mismos y, después, ante las adversidades y conflictos reclamemos que no hay que personalizarlo.

Los empleados comprometidos son quienes obtienen mejores resultados y son más productivos y ¿cómo obtenemos el compromiso si no es tomando las cosas como algo personal?.

Los mejores líderes toman las cosas personalmente y animan a todos los demás a hacer lo mismo.

Un artículo publicado en Pymes y Autonomos