Nuestra mejor recompensa es que vuelva, por eso no aceptamos propina

El buen servicio no debería ser un diferencial, sino una expectativa. Debería ser el estándar por el que se guiaran los negocios para servir a sus clientes.

En el caso de esta cafetería en Barcelona el mensaje es evidente: «Nuestra mejor recompensa es que usted vuelva a visitarnos, por eso no aceptamos propina». En otras palabras, servimos por el placer de servir, no por la propina.

Si bien se podría aducir que se le está quitando la posibilidad a las personas que atienden de recibir un dinero extra, esta política de alguna manera desvincula la calidad del servicio de un beneficio económico.

¿Cree usted que la calidad del servicio debería estar vinculada a una retribución económica para quien lo presta?



David Gómez

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *