No es ningún secreto que el consumidor tiene actualmente un hambre voraz de contenidos en formato vídeo. Y por esta razón precisamente las marcas tienen cada vez más la mirada puesta en el video marketing.

Si bien el video marketing es bastante más caro de producir que la tradicional publicidad display, también es cierto que esta fórmula brinda más flexibilidad a los marcas que el texto y la imagen estática.

Según un reciente estudio de la plataforma de gestión de vídeo Vidyard, las marcas publican una media de 18 vídeos al mes. De hecho, el 85% de las marcas dispone de equipos in-house para producir contenido en formato vídeo (que hace a todas luces la boca agua al consumidor).

Cuando enarbolan la bandera del tan en boga video marketing, la mayor parte las marcas apuesta por los vídeos breves. El 56% de los vídeos alumbrados por marcas en el transcurso del último año tenía una duración inferior a los 2 minutos.

Los vídeos producidos por las marcas se las ingenian para retener a aproximadamente el 37% de los espectadores hasta el final. Entre los vídeos de menos 90 segundos el ratio de retención es del 54%, un ratio que desciende, no obstante, hasta el 10% en el caso de los vídeos con una duración superior a los 30 minutos.

Cabe, por otra parte, destacar que el índice medio de retención de los vídeos que añaden la personalización a la ecuación es un 35% superior al de los vídeos que renuncian deliberadamente a la personalización.

Si quiere conocer más datos sobre el boyante video marketing, no deje de echar un vistazo a esta infografía:

Un artículo publicado en Marketing Directo