Según ha expresado Mark Wnek, cofundador de New Breed Talent Army en AdAge.com, no hay un trabajo más desafiante actualmente como ser marketero, pues parece que todo lo aprendido en una educación compleja y exigente parece que ya no sirve . Afirma que, según todas las evidencias, los marketeros parecen creer que la apuesta más segura es unificar todo digitalmente, pues la era digital es “una indudable bendición”. Curiosamente, según Wnek, todos los esfuerzos de marketing parecen estar yendo hacia la reducción de lo digital. Pero si hay una figura relevante en el mundo actual del marketing es Elon Musk.

Musk no hace publicidad y marketing. Ciertamente, tampoco hace digital. Lo único que hace es ejecutar su visión de las cosas. De esta manera, mientras la mayoría de mortales se esfuerza por gastar millones dólares y luchar entre sí por unos segundos durante la Super Bowl, Musk está lanzando al espacio el cohete más potente que jamás haya viajado a través de SpaceX, su compañía de explotación espacial, junto a un Tesla Roadster.

Además, esto se sabe no porque lo haya anunciado, sino porque todo el mundo acude en masa a preguntarle para luego escribir sobre ello. Mientras tanto, pequeños detalles, como que Tesla acaba de tener su peor trimestre, quedan flotando en el aire.

El lanzamiento del Tesla Roaster, transmitido en vivo por YouTube, se convirtió en el mejor spot de automóviles jamás visto sin invertir absolutamente nada en publicidad, transmitiendo que el vehículo y, por extensión, Tesla, eran símbolos de la ambición y el progreso humano.

Elon Musk está muy por delante de sus competidores en el entendimiento de la generación millennial. Ofrece valores por dinero a una generación a la que hay que conquistar con una posición sólida, auténtica e intachable, convirtiéndose la posición en el mercado en prácticamente irrelevante. De hecho, un par de vendedores hicieron todo esto mal durante la Super Bowl, causando la furia de los millennials y de la Generación Z.

Un anuncio en el que una compañía ha trabajado para encontrar la forma en que sus productos pueden ayudar y entregar esos productos de forma gratuita no necesita valores de producción, tan solo honestidad. Elon sabe que la era digital es el mayor regalo jamás visto para los interesados en el panorama global, no en minucias desalmadas y preprogramadas.

Vía: Marketing Directo