Por qué en el futuro (cercano) el vídeo nos saldrá por las orejas

Allá por 2018 el bueno de Steve Jobs se descolgó con una fraseque con su descarnada sinceridad taladró probablemente los tímpanos de unos cuantos: «La gente ya no lee». Once años después de que de los labios del gurú de Apple brotara aquella volcánica frase, hemos constatado que Jobs tenía razón efectivamente.

En los tiempos digitales que corren una imagen vale (más que nunca) más que 1.000 palabras. Y no es la imagen fija la concita todas las miradas sino la imagen en movimientoel omnipresente vídeo (es que está cambiando a marchas forzadas no sólo nuestro día a día sino también probablemente la sociedad en su conjunto).

Si bien los más talludos (aquellos que no pueden ser calificados de nativos digitales) siguen contemplando YouTube como una mera plataforma de vídeo, para los más jóvenes este canal es dueño de un significado totalmente distinto. Entre los jóvenes adscritos a la Generación Z YouTube adelanta por la derecha (y también por la izquierda) a la televisión, a los diarios, a las revistas y a los motores de búsqueda, asegura el periodista alemán Richard Gutjahr en un artículo publicado en su blog personal.

Cuando los centennials necesitan documentarse sobre un tema en particular, no recurren a Google ni a sus amigos sino que sus ojos se posan inmediatamente en YouTube, algo así como la Biblioteca de Alejandría del siglo XXI.

Desenrollando la alfombra roja para el rey absoluto de la nueva era digital: el vídeo 

Según un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la asociación de economía digital Biktom, el vídeo (87%) es junto con la música (88%) la funcionalidad más utilizada por la Generación Z en el smartphone de sus amores. El vídeo adelanta en cuanto a intensidad de uso a las ubicuas app de mensajería (74%) y a las redes sociales (61%) en los teléfonos inteligentes.

En los próximos años, y llevado en volandas por los centennials, el vídeo crecerá de manera exponencial y será elevado a los altares acompañado de algo que a menudo pasa por alto a los expertos: el audio.

Deambulando por las calles hay una imagen omnipresente: la de personas (jóvenes y no tan jóvenes) con auriculares inalámbricos incrustados en las orejas tanto para escuchar música como para ver, y por supuesto oír, vídeos.

Sin el audio a su vera el vídeo, ese que es tantísimo consumen con fruición los centennials, se queda en realidad huérfano de toda gracia.

Al arrollador “boom” que se avecina con el vídeo como protagonista contribuirá, por otra parte, en buena medida la tecnología 5G.

El vídeo es un auténtico “vampiro” chupando datos y como tal es también un lujo (incluso en países del primer mundo). Con el 5G el consumo de vídeo será mucho más fluido y estará exento de fricciones como los largos tiempos de carga y la insuficiente conexión de red.

Cuando el 5G emerja en el horizonte y se convierta en “mainstream” el vídeo se ceñirá inevitablemente la corona de rey de los medios, concluye Jahr.

Vía: Marketing Directo

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *