No deja de causarnos sorpresa la gran cantidad de respuestas y disculpas que escuchamos en nuestros empresarios, cuando de hacer parte de una jornada de capacitación para sí mismo o para su equipo de trabajo, se trata.

Unas más válidas que otras, otras más pensadas que unas, pero argumentos y disculpas al fin y al cabo, que nos llevan a compartir las siguientes reflexiones:

1. LA CAPACITACIÓN NO ES UN GASTO, ES UNA INVERSIÓN, en la medida que se haga aplicación práctica e inmediata de lo aprendido, en función de las directrices y metas de la empresa.

2. LA CAPACITACIÓN EVITA LA INCOMPETENCIA PERSONAL Y LA DE MI EQUIPO, HACIÉNDONOS COMPETITIVOS. Así podemos dar una mejor respuesta a las duras condiciones de un mercado cada día más competido y exigente.

3. DADO QUE EL CONOCIMIENTO ESTÁ EN PERMANENTE EVOLUCIÓN, LA CAPACITACIÓN BRINDA LA OPORTUNIDAD DE ACTUALIZARNOS, DE SACARNOS DE NUESTRA “ZONA DE CONFORT”. Nuestros conocimientos envejecen y siempre hay algo nuevo que aprender, algún concepto por validar, alguna idea por refrescar, algún paradigma por cambiar.

trabajadores

4. LA CAPACITACIÓN GENERA UN EFECTO MULTIPLICADOR AL INTERIOR DE LA EMPRESA, dado que los conocimientos adquiridos serán necesariamente socializados con aquellos funcionarios que no pudieron ser partícipes de la misma.

5. LA CAPACITACIÓN ENSEÑA LA MEJOR MANERA DE OPTIMIZAR EL TIEMPO Y OTROS RECURSOS, HACIÉNDONOS MÁS EFICIENTES, EFICACES Y EFECTIVOS. Será una pérdida de tiempo solo en la medida que no sea pertinente con nuestro día a día y las metas empresariales, o bien que se aborde una temática que NO esté relacionada con el perfil ocupacional del participante y de aplicabilidad para el sector productivo en que se ubica la empresa.

6. LA CAPACITACIÓN, COMO RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESA, HOMOGENIZA LOS MÉTODOS DE TRABAJO Y LOS PERFILES PROFESIONALES DE TODOS EN LA ORGANIZACIÓN. Es importante tener un norte común, hablar un mismo idioma y establecer métodos afines para el equipo de trabajo, facilitando su proceso de mejora continua, lo cual, en definitiva, garantiza la calidad de los productos, la imagen de la empresa ante los clientes y su competitividad en el mercado.

7. TODA EMPRESA NECESITA FUNCIONARIOS CON LA CAPACIDAD DE SUPLIR DIVERSOS CARGOS Y RESPONSABILIDADES, AÚN A NIVEL GERENCIAL. No podemos permitir que cualquier inversión relacionada con el montaje y desarrollo de una empresa dependa de una sola persona, así como tampoco es sano que el conocimiento y la información sean de propiedad de unos pocos y las decisiones desconozcan la opinión de un equipo calificado.

8. LA CAPACITACIÓN NOS PERMITE MEJORAR LOS RESULTADOS OBTENIDOS, ASÍ COMO LOS NIVELES DE AUTO-EXIGENCIA FRENTE A NUESTRO COMPROMISO LABORAL Y EMPRESARIAL. Cuando se cuenta con un equipo capacitado, se pueden incrementar los logros en los indicadores de gestión, así como la gerencia puede aumentar sus niveles de exigencia, favoreciendo la pronta evolución de la organización.

9. LA CAPACITACIÓN SE VUELVE UN ESTÍMULO, UN INCENTIVO, PARA PREMIAR LOS MEJORES PERFILES Y LOS MEJORES DESEMPEÑOS, a la vez que permite identificar aquellos funcionarios con un alto compromiso con la organización y de buen perfil para ascender a niveles de mayor responsabilidad, o bien, a tareas coherentes con nuevas competencias identificadas.

10. ANTES QUE LA CAPACITACIÓN, SIEMPRE SE IDENTIFICARÁN OTRAS PRIORIDADES, SIEMPRE HABRÁ PROYECTOS EN LOS CUALES ESTEMOS COMPROMETIDOS, SIEMPRE HABRÁ ESCASES DE RECURSOS, SIEMPRE HABRÁ FALTA DE TIEMPO, que no nos permitirán ver que, precisamente desde la capacitación, se identifican y aprenden las mejores formas para hacer una planeación más eficaz y las herramientas, métodos y sistemas, para llevar a cabo las tareas de una manera más eficiente y productiva.

Un artículo escrito por Emigdio Martinez