Todos sabemos de la importancia (absolutamente vital) de alinear los esfuerzos de los departamentos de marketing y de ventas.

Sin embargo, hay otra pareja que debería por su propio bien pasar por el altar en el universo empresarial. Hablamos del marketing y los recursos humanos.

Pero, ¿por qué deberían “casarse” disciplinas aparentemente tan distantes como el marketing y los recursos humanos? Básicamente porque los marketeros, que se supone que deben vender adecuadamente al cliente los productos y los servicios de las marcas, aumentarían notablemente su eficacia laboral si disfrutaran de más engagement en su trabajo.

Al fin y cabo, ¿cómo convencer al cliente de las bondades de una marca si quienes tienen encomendado tal menester echan pestes de la empresa para la que trabajan (horas y horas)?

Aquellas empresas en las que el marketing y los recursos humanos van de la mano se distinguen del resto en que no son llevadas en volandas no por los beneficios sino por los propósitos, aquellos que inoculan en el ADN de sus emplearles para dar sentido a lo que hacen en su día a día laboral.

Si quiere conocer más detalles sobre la excelente pareja que hacen marketing y recursos humanos (que con un poco de suerte serán inseparables en el futuro), no deje de echar un ojo a esta infografía de Mabbly:

Via: Marketing Directo