Muchos compradores cargan sus carros mientras navegan por internet sin intención de comprar. Según datos de 2014 recogidos por Listrak, las campañas de email marketing de carrito abandonado de los minoristas de Estados Unidos tenían una tasa de apertura dos veces más alta que la media, una tasa de clics cuatro veces mayor que el promedio y una tasa de conversión cinco veces más elevada que el promedio. El valor medio de los pedidos de este tipo de campañas de correo electrónico fue mayor que para cualquier otro elemento motivador, a excepción de los avisos “back in stock” (“de nuevo en stock”).

Los correos electrónicos motivadores no son la única manera en la que losminoristas pueden capturar a los compradores que han abandonado sus carros; lo importante es saber por qué estuvieron a punto de comprar peroabandonaron antes de finalizar el proceso. Según un informe de comScore, que comenzó en abril de 2015, muchos usuarios de internet no sólo abandonan los carros, sino que añaden específicamente elementos a una cesta sin ninguna intención de hacer una compra.

La razón más común para comportarse de esta manera es el importe de gastos de envío inesperado (la razón número 1 en una encuesta de octubre 2014 llevada a cabo por Wingify). Más de la mitad también dijo que no sabía cuál era el importe total de su compra mientras navegaban por la web y añadían artículos a su carro. Para luchar contra esto se pueden poner en marcha varias opciones como la oferta limitada de envío gratuito. Lo importante es saber y analizar todos los motivos por los que no se lleva a fin una compra online y se abandona el carrito, y poner las soluciones pertinentes.

Un artículo publicado en Marketing Directo