Una de las cuestiones más pesadas de los viajes son los tiempos de espera que tenemos que soportar. A veces podemos trabajar un poco durante estos tiempos muertos, pero es muy complicado concentrarse o que se den las mínimas condiciones para poder aprovechalo de verdad. Pero realmente, ¿qué necesitamos para ser productivos trabajando en un aeropuerto?

Podríamos empezar por una conexión WiFi de calidad, sin tener que depender de conexiones con un ancho de banda muy limitado de cafeterías o las gratuitas de los aeropuertos. Aquí también hay que tener cuidado con qué datos compartimos y quizás el uso de una VPN sería lo más recomendablepara preservar los datos corporativos que transmitimos.

aeropuerto

Después necesitamos privacidad, un espacio donde no estemos rodeados de niños que corren, viajeros ruidosos que están de vacaciones y el resto de viajeros. Los aeropuertos y las terminales de tren son lugares de tránsito, donde encontrar un lugar tranquilo para trabajar puede ser complicado.

Quizás lo ideal sería tener un escritorio y una silla, una especie de box donde podamos sentarnos durante media hora, o más si nuestro vuelo tiene retraso, conectarnos a una WiFi, tener disponible un enchufe donde recargar nuestros dispositivos y aprovechar este tiempo de espera. Si además tenemos la posibilidad de estar informados del embarque de nuestro vuelo mucho mejor.

Siempre podemos procurar aislarnos con unos cascos y música, pero no todo el mundo es capaz de abstraerse del tránsito de viajeros que nos rodea. Además esto implica que tenemos que tener contacto visual con la puerta de embarque, algo que nos obliga a perder algo de privacidad. La conexión a Internet la podemos lograr con nuestra conexión 4G, aunque esto puede llevarnos a consumir rápidamente los datos del mes.

Tenemos las salas VIP de los aeropuertos, pero aunque hay más tranquilidad, no están pensadas para trabajar, sino más bien para estar más relajados mientras esperamos la salida de nuestro vuelo. Seguro que muchos viajeros no les importaría pagar por tener un puesto de trabajo tipo coworking o incluso una pequeña sala de reuniones, para el caso de que sean varios miembros de una misma empresa que viajan juntos.

Un artículo escrito por Carlos Roberto