Si te encuentras en ese momento en el que acabas de lanzar tu negocio o estás desempeñando una nuevo cargo dentro de tu empresa pero los resultados no estan siendo los esperados.

Ese inicio crepitante e impactante esta quedando en algo más trabado y difícil de lo que las expectativas nos hacían esperar. ¿Es el momento de hablar del fin de nuestro sueño?.

Realmente cuando uno llega a este planteamiento es porque está invirtiendo una cantidad e recursos que realmente no se están obteniendo un retorno y es el momento de plantearse si hay que seguir dedicando recursos para poder realizar nuestros objetivos o es el momento de decidir darlo por zajando.

sartup

Para poder tomar una decisión tan crítica conviene hacerse algunas preguntas y analizar nuestras respuestas nos inducen a pensar que el crecimiento está llegando.

  • ¿Tu negocio (o tu nueva posición en su empresa) ocupan un nicho desocupado?
  • ¿Estás jugando con tus fortalezas?

En base a las respuestas que hayas dado a las preguntas anteriores debes cuestionarte si:

  • ¿Has asumido los riesgos necesarios?
  • ¿Es un reto difícil, pero no debilitante?
  • ¿El proyecto está ganando impulso?

Si las respuestas son afirmativas, no es momento de abandonar tu proyecto, sin embargo, si las respuestas negativas empiezan a ocupar un papel preponderante, debes de plantearte seriamente si conviene seguir con el proyecto en su estado actual, reformularlo o abandonarlo.

Un artículo publicado en Pymes y Autónomos