La resilencia se define como la capacidad de las personas para adaptarse y superar circunstancias traumáticas. Este concepto aplicado a la empresa se traduce en una adaptación a las circunstancias cambiantes y superar las adversidades. Es un concepto que tienen que aplicarse tanto los trabajadores como la organización en sí misma.

Porque el mantra de si funciona no lo toques es el mejor aliado para entrar en parálisis ante un cambio en nuestro sector que nos deja fuera de juego. Todas las empresas se enfrentan tarde o temprano a cambios profundos en su sector, las que se adaptan son capaces de encontrar su nuevo modelo de negocio y las que no mantienen un largo declive que les lleva a mermar su facturación y su capacidad de reacción a largo plazo.

sb-resiliencia

Para superar las circunstancias adversas es necesario marcarse objetivos que podamos alcanzar, pero que nos lleven a recorrer un camino que al final del mismo nos damos cuenta de la evolución que hemos llevado. Esto se aplica tanto a los empleados como a la propia empresa, es necesario tener esta capacidad para superar las circunstancias adversas consiguiendo pequeños objetivos y no ejercer una resistencia al cambio.

Pero todo ello debe estar pensado previamente. El diseño un plan de acciónque nos marque el camino a recorrer, donde los objetivos se convierten en pequeños hitos que nos ayudan a ir avanzando sin que nos abrume la cantidad de cambios que tenemos que llevar a cabo o el giro que tenemos que dar a la actividad de nuestra empresa.

Es necesario tener una mentalidad abierta, que sea capaz de adaptarse a los cambios y tratar de superarlos. No es un camino fácil y no todo el mundo lo logra. Para ello es fundamental tener un equipo humano comprometido con dicho cambio, donde todos están remando en la misma dirección y tienen claro cual es el sentido del esfuerzo que están realizando.

En estos casos es más sencillo comunicar la situación y el plan trazado en una empresa pequeña que en una gran organización, donde muchas veces la lejanía de los planteamientos de los trabajadores y los cuadros directivos hacen muy complicado sumar empleados convencidos que quieran superar la situación adversa y ayudar a mejorar con los cambios propuestos.

Un artículo escrito por Carlos Roberto