Según un profesor de Harvard, saber responder correctamente a estas dos preguntas te ayudará a tener éxito profesional. ¿Quieres saber cuáles son?

Michael Phelps y Winston Churchill son dos de las figuras públicas que aparecen en el libro de Eric Barker, Barking Up the Wrong Tree, debido a su gran éxito profesional.

Según el autor, ambos son prototipos de triunfadores bastante inusuales. Y es que, mientras que uno ganó su fama gracias a los deportes, el otro lo hizo en el mundo político.

De hecho, a pesar de sus rarezas, los dos encontraron un nicho donde esas anomalías pudieran ser vistas con buenos ojos.

Según el escritor experto en triunfo personal, ésta es una estrategia que todos deberíamos replicar. Pero, ¿Cómo? Tal y como afirma Gautam Mukunda, profesor de Harvard, sólo tendrás que responder correctamente a estas dos preguntas si lo que quieres es tener éxito profesional:

  • Conócete a ti mismo y pregúntate: ¿Cuáles son mis grandes fortalezas? Con esto se refiere a las cualidades que se te dan especialmente bien.
  • Piensa en qué te motiva y responde a: ¿Qué compañías o instituciones son las que más valoro? Gracias a esto, trabajarás donde realmente te gusta y serás feliz.

Además, hay que tener en cuenta otro punto importante a la hora de responder a estas preguntas que te catapultarán al éxito. Y es que algunas cualidades negativas pueden ser consideradas como positivas dependiendo de la situación.

“Por ejemplo, la terquedad o la cabezonería no son cosas especialmente positivas. Sin embargo, si eres un empresario o un emprendedor y esto te hace pensar continuamente que no tienes que darte por vencido, es una característica de tu personalidad que puede considerarse como algo bueno”, explica Barker.

Por otra parte, también tienes que ser consciente de qué trabajo te permitirá desarrollar todas esas cualidades.

Así, en el caso de Phelps, tener ese tipo de cuerpo le hizo ser un bailarín y corredor bastante pésimo, pero a su vez le convirtió en un nadador increíble.

En el caso de Churchill, ser un paranoico le invalidaba para liderar grandes empresas, pero también le hizo reconocer a Hitler como una gran amenaza.

Ahora, lo que debes hacer es un poco de introspección y preguntarte: ¿Soy de los que siguen las reglas? ¿O en realidad me gusta nadar a contracorriente? ¿Quizás soy un punto medio?

En cualquier caso, sé sincero contigo mismo y conseguirás el éxito profesional, ya sea en una gran multinacional o montando tu propia empresa.

Y recuerda: lo mejor de caerse es aprender a levantarse.

Vía | BI