Los puestos de trabajo en la venta al por menor, el transporte, la manufactura y la agricultura son especialmente vulnerables frente al cambio tecnológico. Minoristas como Macy’s y The Limited están cerrando cientos de tiendas y eliminando miles de empleos a medida que las personas compran cada vez más productos en línea. Otras compañías prueban  asistentes robóticos y planifican tiendas autónomas. Más de 33 empresas trabajan ya en vehículos autónomos que pronto sustituirán los trabajadores en la industria de transportes. Los robots probablemente han asumido el 85 % de los cinco millones de empleos industriales que han desaparecido en Estados Unidos desde el año 2000. La agricultura automatizada también avanza con rapidez.

Mientras que nuestro primer instinto podría ser ayudar a los trabajadores desplazados a encontrar nuevos empleos, lo que realmente necesitamos hacer es ayudar a las empresas a redirigirse hacia nuevos mercados centrados en los servicios humanos a la vez que adoptan nuevos modelos de negocio que permitan a los trabajadores, clientes y comunidades beneficiarse del cambio tecnológico.