Si vas a emprender, antes debes aprender a delegar

Empezar un proyecto, dirigir una empresa es una ilusión tremenda para un emprendedor. Todo lo que durante tiempo, incluso años, hemos tenido en la cabeza sobre como hacer tal o cual cosa ahora tenemos la oportunidad de ponerlo en práctica. Queremos tenerlo todo bajo control, ocuparnos de hasta el más mínimo detalle para que todo esté como nosotros deseamos. Y es un error que se paga muy caro. Por eso si vas a emprender, antes debes aprender a delegar.

Porque el día solo tiene 24 horas, y aunque ocupes todas ellas en la puesta en marcha sabes que será una locura. Tal vez no, no lo sepas, pero en estos casos lo ideal es hablar con alguien que haya iniciado su negocio o puesto en marcha la empresa para que nos de una mínima orientación sobre lo que se nos viene encima.

Porque por mucho que queramos no vamos a llegar a estar encima de todo. Y al final en lugar de tener controlados todos los detalles, nos va a pasar por encima y no tendremos control sobre nada. Y lo peor es que la gente que trabaja con nosotros, los que nos ayudan a poner en marcha la empresa, tampoco estarán contentos, puesto que si necesitan hablar con nosotros para que tomemos una decisión, en muchos casos ni siquiera podemos atenderlos.

En este caso vamos siempre tarde. No contestamos y al final cada uno acaba haciendo lo que cree conveniente, para nosotros o lo que resulte más cómodo para ellos. Y el resultado es un tremendo caos. A veces el principal problema es que no sabemos rodearnos del equipo adecuado. Para montar el local muchas veces es mejor trabajar con un jefe de proyecto que intentar abarcarlo nosotros todo.

Lo mismo a la hora de tomar decisiones en la empresa, productos, proveedores, publicidad o cualquier otro área de la empresa. Si hemos sabido seleccionar a tres o cuatro colaboradores, hemos definido con ellos en diferentes reuniones como queremos trabajar y llevar la empresa, la labor será más de supervisión y coordinación, que ya será lo suficientemente dura como para llevarla a cabo. Pero no estamos en el día a día del detalle.

Esta es la cuestión más complicada. Saber elegir bien en quien podemos delegar para que nos ayuden con la puesta en marcha. Si son parte de nuestro equipo, tenemos que darles la importancia en la organización que merecen. Si son colaboradores, no podemos fallar, tenemos que seleccionar aquellos profesionales contrastados que ya han estado en otros lanzamientos y los han conducido con éxito.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *