Uno de los aspectos más frustrantes de la búsqueda de empleo son las épocas en las que no se recibe ninguna respuesta al envío de currículum, ninguna llamada, ninguna entrevista para una vacante... “Es en ese momento en el que, quizá, toca buscar empleo por otros métodos”, explica el experto Alfredo Vela, CEO de Social Media TICs and Training, quien señala siete aspectos a tener en cuentadurante la búsqueda de empleo para iniciar una nueva estrategia.

1. Empleo oculto

El 80% del empleo del empleo es oculto, es decir, no se publica en ningún sitio. Es empleo que se cubre en su mayoría a través de la red de contactos. En este sentido, las redes sociales son el primer canal para conseguir contactos, explica Vela. Cuanto mayor sea la red de contactos disponible, más posibilidades habrá de acceder a dicho empleo oculto.

2. El robot de selección

El currículum nunca llegará a la empresa si no se supera al ‘rotot de selección’. Para ello, hay que adaptar el CV a lo que pide la empresa, pero siempre sin mentir.

calendario

3. Redes sociales

Un candidato sin redes sociales tiene menos posibilidades de encontrar empleo. Por ello, es imprescindible tener una cuenta activa en redes sociales, y hacer un uso adecuado de las mismas.

4. Nethunter

Hasta ahora se hablaba de headhunter o cazatalentos, que se dedicaban a buscar empleados para las empresas. Ahora ha nacido la figura del nethunter, un reclutador que busca candidatos a través de Internet y de las redes sociales. Solo si nos puede encontrar en esos canales va a contactar con nosotros.

5. Móvil

Existen una gran cantidad de aplicaciones de búsqueda de empleo, y es recomendable tenerlas en el teléfonos. “En vez de estar jugando al Candy Crush, se puede usar el tiempo muerto para buscar empleo”.

6. Profesiones cortas

Cada vez hay más profesiones que duran muy poco: 5, 6 o 7 años, y luego desaparecen. Si se tiene una profesión en la que cada vez hay menos demanda, hay que adaptarse y buscar algo diferente.

7. Pensar como si se buscase trabajo

Hay que pensar siempre como si se estuviera buscando trabajo, aunque no se esté haciendo de forma activa.

Finalmente, no está de más tener un objetivo final: ¿qué te gustaría realmente hacer? ¿cuál es tu empleo soñado? ¿qué puedes hacer ahora para llegar a esa meta? Nadie puede decir qué nos deparará el futuro y dónde acabaremos, y es verdad que hay situaciones en la vida que te ayudarán más o menos a caminar hacia tu objetivo, pero no perderlo de vista nos guía y da un sentido a lo que vayamos haciendo, aunque sea el curro más pringado del mundo.

Muy Pymes