El desempleo juvenil en España es más que preocupante. Se sitúa por encima del 63% para jóvenes entre 16 y 19 años y sobrepasa el 42% para los que tienen entre 20 y 24 años, según el informe ‘Perspectivas sociales y del Empleo en el Mundo. Tendencias 2016‘ de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Y ¿dónde pueden trabajar? La situación es complicada, por la escasa adecuación de las necesidades del entorno laboral a las competencias profesionales de los jóvenes, según señala Yojana Pavón desde la Asociación Nacional de Agencias de Colocación. En este artículo se dan pistas sobre dónde buscar empleo, aunque las opciones pasan por trabajos de temporada, dar clases particulares o recurrir a los planes de empleo de las comunidades autónomas, entre otras.

1. Buscar trabajo por horas

Dar clases particulares, pasear y cuidar mascotas, trabajar como canguro alguna noche son empleos -a una media de entre 15 y 20 euros la hora– a los que tradicionalmente recurrían los jóvenes para ganar un dinero extra, pero que ahora, en ocasiones, son la base de su sustento.

Para poder trabajar como canguro o paseando perros, el boca a boca es muy importante y contar con referencias, esencial, pues dejar a los hijos o las mascotas más queridas en manos extrañas siempre causa cierto temor.

Respecto a las clases particulares, si el joven tiene alguna capacidad o conocimiento que pueda interesar a los demás, no debe dudar en explorar este terreno. Inglés, francés o alemán para niños, clases de música, apoyo en las tareas escolares, clases de conversación con adultos en otro idioma ¡que incluso pueden hacerse por Internet!…

Conviene asesorarse respecto a las obligaciones legales y fiscales. La ley obliga a darse de alta en la Seguridad Social y Hacienda, aunque si se trata de una actividad que no es habitual, como trabajos eventuales que complementan la actividad económica principal, la jurisprudencia se ha decantado por la no necesidad de darse de alta. También es preciso evitar problemas con el fisco y conocer en qué casos se debe declarar a la Agencia Tributaria.

2. Trabajos de temporada

Monitores de esquí, animadores en hoteles o campamentos… hay sectores en los que es posible buscar trabajo durante temporadas de invierno o verano. Algunas estaciones de esquí y hoteles o cruceros, etc. cuentan ya con una pequeña plantilla que repite cada año, pero siempre hay bajas y necesidad de renovar y contratar un plus de personal. Además, los trabajos de temporada pueden ser el inicio de un trabajo que se prolongue más tiempo, como señalan desde Adecco.

Con la temporada de esquí ya en curso (octubre es el mes idóneo para empezar a moverse, si se quiere trabajar en una estación invernal), la Semana Santa y el verano son ahora el objetivo. Semana Santa es el punto de arranque, cuando empieza a necesitarse personal en los hoteles de todo el litoral y las islas. Si se desea trabajar como monitor de animación, camarero o cualquier empleo de hostelería, conviene ponerse ya en marcha y no tardar en enviar el currículum.

joven

3. Contactar con webs de empleo especializadas para jóvenes

Hay portales web como StudentJob, HUNT, Primer Empleo o Empleo Jóvenes.com que facilitan a los jóvenes ponerse en contacto con empresas que buscan chicos y chicas para cubrir vacantes a media jornada o jornada completa. Los interesados en realizar prácticas remuneradas para completar sus estudios o que deseen obtener experiencia laboral pueden encontrar una gran variedad de ofertas, tanto en empresas locales como internacionales.

4. Recurrir a los planes de empleo joven

En España, casi todas las comunidades autónomas (y también los ayuntamientos) cuentan con planes para fomentar y crear empleo para jóvenes, casi siempre para quienes tengan entre 16 y 30 años.

El objetivo fundamental de estos planes es aumentar la empleabilidad y que el joven obtenga la experiencia que le facilite después el acceso a nuevas posibilidades laborales. Para informarse sobre estos planes, conviene acudir a los ayuntamientos o las consejerías de trabajo de cada comunidad autónoma.

5. Buscar un empleo en el extranjero

Son demasiados los jóvenes que han tenido que emigrar al extranjero en busca de una oportunidad laboral porque no la encontraban en nuestro país. Según datos del INE, desde que empezó la crisis en 2008, casi medio millón de españoles han tenido que marcharse. También, por fortuna, hay jóvenes que escogen por voluntad propia buscar trabajo fuera de nuestras fronteras para ampliar su currículum y aprender un idioma in situ.

Unos y otros deben tener en cuenta que, para buscar empleo fuera de España, hay que conocer qué documentación deben tener en regla y en qué puestos y ciudades hay trabajo. Además, aunque cada país tiene sus propias normas, todos exigen tener domicilio o cuenta bancaria dentro de sus fronteras.

6. Autoempleo

Hay jóvenes que tienen un gran espíritu empresarial y amplio dominio de Internet. Para ganar dinero hay quien realiza y vende manualidades a través de la Red o crean un blog sobre temas que les fascinan… Son canales que, a medio y largo plazo, pueden suponer una buena oportunidad de negocio. Como en el caso de los empleos por horas por cuenta propia, si se gana dinero con estas actividades, hay que asesorarse para conocer las obligaciones legales y fiscales.

Cómo hacer un currículum joven

Un currículum sin experiencia puede ser desechado con más facilidad. Para que esto no suceda, hay que potenciar las virtudes del joven frente a los candidatos con más experiencia. Antes de empezar a escribirlo, se deben conocer bien los puntos fuertes e incidir en ellos:

  • Explicar con brevedad la formación que se tiene.
  • Hacer una lista con los intereses, aptitudes y habilidades profesionales.
  • Poner énfasis en actividades que suman: si se han realizado intercambios, viajes de estudios, voluntariados, si se ha participado en competiciones deportivas, etc.
  • Señalar los idiomas que se conocen, sin olvidar poner el nivel hablado y escrito que se tiene en cada lengua.
  • Hay que remarcar las virtudes respecto al trabajo como disposición, capacidad de trabajar en equipo, proactividad, capacidad de aprendizaje rápido, etc.
  • Los menores de edad deben tener la autorización paterna antes de enviar un currículum.

Un artículo escrito por B. Alvarez