Las redes sociales están cada vez más presentes en nuestro día a día y son una parte cada vez más importante de la vida cotidiana de los consumidores. Los internautas ya no son capaces de vivir sin ellas y espacios como Facebook o Twitter se han convertido en el elemento que les permite mantenerse en contacto con sus conocidos, con su ámbito laboral o con sus familias. Y, además, las redes sociales se han convertido en el entorno en el que también interactúan con las marcas.

En este último punto, las empresas han sabido ver un nuevo filón y han rápidamente comprendido el valor que tiene relacionarse con los consumidores en los entornos sociales. Es un espacio de conversación relajado y distendido, en el que lo que importa son elementos diferentes a los que importaban fuera de las redes sociales y uno en el que los consumidores están dispuestos a tratar de forma mucho más directa y cercana que nunca con las marcas. Las compañías han aprovechado esta nueva realidad y se han lanzado en masa a la conquista de las redes sociales.

Pero ¿qué es lo que ocurre cuando todo el mundo se lanza en masa a hacer lo mismo? Destacar y sobresalir sobre los demás se convierte en algo muy complicado y las marcas tienen que trabajar más duro de lo que quizás esperaban para llamar la atención de los consumidores. Por ello, saber antes que nadie lo que va a ser tendencia y lo que va a interesar a esos consumidores puede ser la llave para lograr posicionarse por delante de la competencia.

Tendencias que van a explosionar

¿Cuáles son las tendencias que los analistas consideran que van a explosionar en el futuro próximo e inmediato?

Los analistas apuestan por algunas tendencias concretas como el elemento que será el gran boom inminente en redes sociales, tal y como recuerdan en Simply Measured. La primera de ellas es el vídeo 3D. Algunas marcas, como Jameson, ya la están empleando, pero la idea es muchas serán las que se sumen a este campo, especialmente teniendo en cuanta que la tecnología 3D está evolucionando y haciéndose mucho más sencilla y fácil de usar.

Por supuesto, y en relación de este tipo de tecnologías, tampoco hemos de olvidar el papel que podría jugar la tecnología de realidad virtual durante los próximos años y como está podría ser aprovechada en los entornos sociales. ¿Podría ser este el nuevo resurgir o el regreso de redes sociales como Second Life?

La escucha visual se posiciona como otra gran tendencia a tener en cuenta. Las compañías hasta ahora monitoreaban lo que los consumidores decían (de palabra) en redes sociales e intentaban estar alerta a sus mensajes. En el futuro próximo, y dado que las imágenes se están convirtiendo en las reinas de los entornos sociales, las marcas no tendrán más remedio que centrarse en entender y atender a lo que los consumidores pueden estar diciendo a través de los contenidos visuales.

Otra gran tendencia serán los contenidos híbridos, por mucho que, como apuntan en el análisis de Simply Measured, la idea resulte un tanto inquietante a los responsables de marketing. ¿Qué se entiende por marketing de contenidos híbrido? La idea parte del hecho de que las redes sociales son diferentes y que lo que funciona en una no es necesariamente lo que funciona en otra. Por ello, la estrategia de marketing de contenidos debe ajustarse a sus diferentes realidades y apostar por los contenidos que mejor o más encajen con cada una de ellas. Cabe recordar como Facebook o Linkedin y algunas otras redes sociales, están apostando por dar espacio a los editores y marcas para que puedan generar información y contenidos dentro de las propias redes sociales sin la necesidad de externalizar su acceso, dirigiendo así la información de forma exclusiva a las audiencias y usuarios de este tipo de plataformas. Aunque todo esto, ya está siendo aplicado por multitud de negocios, medios y marcas, esta tendencia, dada la diversidad de plataformas y medios sociales actuales y emergentes, seguirá creciendo, siendo además un aspecto fundamental que las marcas deberán adoptar como parte de sus estrategias.

Otros elementos que cambian cómo se usan las redes sociales

Hay muchos otros cambios que están cambiando los centros de atención de lo que ocurre en redes sociales y que modificarán lo que las empresas deben hacen en este entorno, como bien apuntaban en un análisis desde Hootsuite, en el que señalaban los cinco puntos que esperan modifiquen el ecosistema social durante el presente año.

Uno de los puntos en los que las redes sociales están trabajando es en convertirse en epicentro de las compras que realizan los consumidores o en un vehículo para las mismas. Así, las redes sociales han estado jugando con diferentes funcionalidades de pago para convertirse en la próxima ‘cartera digital’ y sobre todo han estado probando a convertirse en los motores directos de la compra. Facebook o Twitter fueron las primeras en probar a incorporar botones para dirigir la compra de los consumidores, pero no han sido las únicas y a lo largo de los últimos meses hemos asistido a una especie de carrera en la que las compañías sociales experimentaban con estas funcionalidades. Este interés muestra una pauta para el futuro próximo y también una tendencia emergente. Algo que podría además servir para enterrar definitivamente el mito de que “las redes sociales no sirven para vender”.

linkedin-trabajo-trucos.listadogr

Además, las redes sociales se han convertido en un elemento deseado pero en un mercado en el que en realidad parece que hay poco que decir: los resultados conseguidos parecen demostrar que hay poco espacio para nuevas redes sociales. Muchos son los que han intentado hacerse con un hueco en el entorno social pero pocas son las que han conseguido asentarse y han pasado de la primera curiosidad.

Y eso a pesar de que muchas de estas nuevas redes sociales jugaban con algunos de los elementos que se han convertido en la principal preocupación de los consumidores en los últimos tiempos, como puede ser el campo de laprivacidad. Como apuntan desde Hootsuite, la privacidad se ha convertido en una característica a la que echan cada vez más mano las redes sociales y también en un elemento al que los consumidores que tienen más control y conocimientos sobre cómo funcionan las redes sociales le están dando más y más importancia. El problema es que la privacidad absoluta no es posible (hasta las redes sociales que más han vendido su promesa de respeto por la privacidad han sido hackeadas) mientras el deseo de anonimato por parte de los consumidores es cada vez mayor.

Y, aunque se desee ser más anónimo que nunca, lo cierto es que el mundo es más social que nunca y más que lo será, ya que el boom de los dispositivos inteligentes, el crecimiento del internet de las cosas, está haciendo que un montón de realidades que permanecían al margen de las redes sociales se hayan convertido de repente en un elemento social. Desde la nevera, que podrá tuitear lo que comemos, hasta las plantas, que podrán decirnos cómo se encuentran gracias a nuevos dispositivos smart, todo está cada vez más conectado.

Un artículo publicado en Puro Marketing