7 lecciones marketeras muy rocanroleras que nos dejó el festival OMR 2024

Online Marketing Rockstars (OMR) bajó ayer el telón en Hamburgo con cifras que fueron de nuevo absolutamente vertiginosas. Más de 70.000 personas visitaron este martes y este miércoles uno de los festivales de marketing digital más grandes celebrados en tierras europeas, donde 800 «speakers» y más de 1.000 expositores se dieron cita en una superficie de aproximadamente 10.000 metros cuadrados.

Kim Kardashian fue la estrella más rutilante en OMR, por donde desfilaron también «celebrities» de la talla del productor musical Rick Rubin y el escritor Tim Ferriss. Entre tantas refulgentes estrellas (que todo parecen opacarlo) los asistentes a OMR, donde el marketing y el entretenimiento forman un armonioso dúo, pudieron aprovisionarse también de un buen puñado de lecciones marketeras. Y estas que disecciona a continuación T3N probablemente las mejores:

1. Las mejores historias brotan del vientre de la autenticidad

La autenticidad es el codiciado objeto de deseo en la industria del marketing y la publicidad. Todo el mundo quiere revestirse de una gruesa pátina de autenticidad, aunque no está, no obstante, demasiado claro en qué consiste esta cualidad tan anhelada.

Durante su intervención en OMR Kim Kardashian dio algunas pistas sobre la naturaleza de la autenticidad. De acuerdo con la empresaria y «socialité» estadounidense, la autenticidad no es tanto dejar totalmente al descubierto al personaje como mostrar las facetas apropiadas de ese personaje.

Aunque la autenticidad es una de sus señas de identidad, Kim Kardashian se abstiene de mostrar los aspectos más recónditos de su personalidad en las redes sociales.

La marca de Kim Kardashian está además perfectamente alineada con los gustos y los intereses su target. En esta misma línea, la empresaria y «socialité» estadounidense controla a la perfección qué historias desea contar sobre sí misma. La mayor de las Kardashian es percibida como auténtica por sus fans porque cumple adecuadamente con las expectativas de sus acólitos. Al fin y al cabo, todo lo que hace está en sintonía con la historia que ella misma se ha atribuido.

2. Con la entrada en escena de la IA las marcas lo tendrán más complicado para posicionarse adecuadamente

La irrupción de la IA se ha traducido en un copioso torrente de contenido. No en vano, esta tecnología permite la creación de ingentes cantidades de contenido en muy poco tiempo. Y ello resulta muy tentador para las marcas, pero trae también un problema en modo alguno baladí bajo el brazo: la competencia es cada más feroz. Y el correcto posicionamiento de las marcas se convierte, por lo tanto, en absolutamente crucial.

Para apuntalar su posicionamiento y distinguirse de sus rivales, las marcas deben aprovisionarse en primer lugar de un objetivo absolutamente prístino. Es esencial que las marcas conozcan al milímetro las necesidades específicas de su público objetivo y que le ofrezcan soluciones a sus problemas con la inestimable ayuda de sus productos y servicios.

Un buen posicionamiento debe asimismo ir acompañado de contenido de calidad que se abra paso en las plataformas adecuadas, allí donde se encuentra el público objetivo de las marcas.

3. El «user-generated content» goza de cada vez más relevancia

Hay algo bueno en el hecho de que la producción de contenido se esté multiplicando de manera absolutamente exponencial en las plataformas 2.0, pues buena parte de ese contenido lleva la rúbrica de los propios usuarios. Y en tanto en cuanto mucho de este contenido está directamente emparentado con las marcas, estas harían bien en hacer uso del «user-generated content» nacido al calor de su propia comunidad.

El «user-generated content» tiene no solo coste cero para las marcas sino que forja también lazos muy profundos entre marcas y consumidores y da asimismo alas al «engagement».

4. La planificación lo es todo el marketing digital

El marketing digital es una disciplina cada vez más sofisticada en la que nada puede dejarse al albur. A la hora de operar en determinadas plataformas, las marcas deben pertrecharse de un plan y también los influencers deben actuar de acuerdo con un plan determinado.

Esto quiere decir que alumbrar el contenido adecuado cuesta inevitablemente tiempo y dinero y no es normalmente producto de la espontaneidad pura y dura. Incluso lo que parece a bote pronto espontáneo echa raíces en una cuidadosa planificación.

Que en el marketing digital todo se planifique no quiere decir, no obstante, que no haya espacio para las reacciones a corto plazo, que entran ineludiblemente en juego cuando las marcas desean, por su ejemplo, subirse al carro de determinadas tendencias. La caza de tendencias debería, no obstante, ser la excepción y no la norma. Si las marcas se limitan a cazar tendencias y nada más, su posicionamiento terminará tarde o temprano resquebrajándose.

5. La creatividad de las marcas aflora a menudo de la confianza en sus empleados

Las marcas necesitan confiar en sus empleados si realmente desean producir contenido que sorprenda a la gente y procure además soluciones a sus problemas.

Al fin y al cabo, la creatividad tiene más probabilidades de echar brotes verdes cuando utiliza como abono la valentía y la diversidad en los equipos de trabajo.

6. La IA es muy útil, pero es mejor utilizarla con mesura

El «hype» que hace un año aleteaba furiosamente en torno la IA se está atemperando porque ha habido tiempo suficiente de reconocer los límites de una tecnología que es particularmente útil para alumbrar campañas con el foco puesto en la cantidad, pero no tanto para crear campañas gobernadas por la calidad.

La IA debe utilizarse además con mesura y cautela, puesto que se trata de una tecnología útil, pero tiene también un reverso potencialmente muy tenebroso. Su uso indiscriminado puede dar fuelle a la distribución masiva de desinformación y a la soledad de la especie humana, tal y como advirtió el profesor Scott Galloway en su intervención en OMR.

7. El contacto humano es absolutamente irremplazable

En un entorno cada vez más digitalizado es sumamente importante potenciar las interacciones humanas, que son las que a la postre estimulan la creatividad y la hacen transitar por senderos inexplorados hasta la fecha.

Esther Lastra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *