Los centros tecnológicos son una opción para que los autónomos con negocios innovadores –o tradicionales-– mejoren sus productos y procesos para ser más productivos y crecer de esta forma. Estas instituciones, por ejemplo, realizan acciones como ayudar a una panificadora a dar con la harina más adecuada para lograr determinada esponjosidad enSeguir leyendo