El «miedo a cagarla» y los 10 pavores de los creativos: cómo vivir el proceso creativo sin miedo

El miedo es una de las respuestas más naturales del ser humano, una emoción universal que ha sido señalada como el mayor limitador de la creatividad para la comunidad creativa. Durante el Día A 2023, organizado por el Club de Creativos (c de c), el miedo se convirtió en el tema central. Se profundizó en las tres dimensiones de esta emoción: la biológica, aquella que todos compartimos como animales que somos; la original, el lado más personal; y el miedo que generamos en los otros.

Ahora, el Club de Creativos celebró la presentación del informe «300 milisegundos: El miedo en el proceso creativo. Aprendizaje y respuesta», un informe desarrollado de la mano de Prodigioso Volcán, donde se presentan aprendizaje y respuesta con el objetivo de ayudar a creativos, anunciantes y planners a entender cómo funciona esta emoción, para convertirlo en un motor creativo y no en una limitación.

«300 milisegundos: el miedo en el proceso creativo» explora una realidad para el sector con el objetivo de entender su funcionamiento y facilitar su gestión para la comunidad creativa. Además, ilustra cómo funciona en el cuerpo; desentraña los 10 miedos compartidos por la comunidad creativa; habla de la obsolescencia de los miedos modernos y, además, diseña un plan para dominar el miedo, para aprender a gestionarlo y convertirlo en aliado en tu trabajo.

«El miedo a cagarla» despierta el pánico de la industria creativa

¿Cuáles son los mayores límites de la creatividad?, para los profesionales del sector el miedo es un verdadero reto a superar cuando se enfrentan al proceso creativo, una emoción que también ha despertado gran interés en la comunidad científica, con el objetivo de entender su funcionamiento y facilitar su gestión para la comunidad creativa. Pero, esta emoción no es intrínsecamente negativa, ya que puede ser un motor de nuevas ideas.

De esta manera el informe desentraña los 10 miedos compartidos por la comunidad creativa, esos que comparte la industria de forma generalizada y otros más personales, porque nadie se libra de sentir miedo.

Los miedos que más atemorizan a los creativos son:

  • El no contarlo bien.
  • No ser originales.
  • El aburrimiento.
  • A lo virtual.
  • Al fracaso.
  • Escénico.
  • Ser irrelevantes.
  • A la evaluación.
  • A no ser aceptados.
  • Fallarse a uno mismo.

De acuerdo al informe, este listado de miedos compartidos pueden ser resumidos en uno solo: el miedo a cagarla. Según explica Amaya Coronado, cofundadora y directora de Madrid Content School, esto se debe a que en la industria creativa toda la atención se centra en la búsqueda de respuestas y soluciones eficaces, «lo que llega a ser incompatible con el miedo».

La importancia de perder el miedo a preguntar

Uno de los beneficios del miedo es que es una emoción que nos lleva a la reflexión, por lo que intentar redireccionar los temores al desarrollo de una idea creativa, ayuda a que el miedo deje de ser un límite para la profesión creativa.

Entre las claves para superar el temor inicial a lo desconocido destacan el descubrimiento y la investigación, así como alimentar la parte más racional del cerebro para hacer frente a los miedos.

Amaia Arteta, directora de comunicación para cliente en Prodigioso Volcán, destaca que hacer preguntas es fundamental para enfrentarse al miedo, así como no avergonzarse de ser vulnerables, ya que es un proceso que aporta fortaleza. «Hay que hacer preguntas en voz alta cuando trabajamos en equipo, porque a veces pensamos que podemos hacer una pregunta intrascendente, pero eso a lo único que nos lleva es a seguir alimentando el miedo que sentimos por algo». Además, la profesional explica que como profesionales es necesario generar espacios de diálogo: «tenemos que ser creadores de esos espacios donde no de temor que tu voz sea irrelevante».

Por su parte, Susana Pérez, directora creativa ejecutiva en Proximity Madrid, explicó durante la presentación que el miedo y el error son necesarios para poder generar mejor trabajo creativo. «Si no nos equivocamos nunca no vamos a poder hacer trabajo creativo relevante». Es por ello que destaca como clave para vencer el miedo al error el «alimentar la parte racional del cerebro para hacer frente a los miedos».

Boo, un asistente de IA para desbloquear los temores creativos

Además, en un espacio sobre el miedo en la profesión, la inteligencia artificial no podía quedar por fuera. Es por ello que desde el Club de Creativos aprovecharon la presentación del informe para presentar de forma oficial el asistente basado en la inteligencia artificial «Boo!», un nuevo proyecto que utiliza la IA y el contenido del informe para desbloquear los miedos creativos a través de sus respuestas.

Sobre esta herramienta, Pablo Escobedo de Prodigioso Volcán, destacó que»la IA no tiene miedo al error, es muy buen compañero para crear, dispara a lo loco porque alguna acertará», asegura.

El informe completo, así como el acceso al asistente Boo se encuentran disponibles a través de la página web https://clubdecreativos.com/300milisegundos/.

Fabiana Seara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *