¿Es posible compatibilizar el trabajo autónomo con un empleo como funcionario?

Cada año se publican miles de plazas como funcionario en distintos sectores de la Administración. En julio de 2023, el Gobierno aprobó la oferta de empleo público (OEP) más elevada de la historia de nuestro país, compuesta por 39.574 puestos repartidos entre los distintos cuerpos de la Administración General del Estado, la Administración de Justicia y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de nuestro país tales como: Policía Nacional y Guardia Civil. Para acceder a estos puestos es necesario superar pruebas como el examen de Administrativo del Estado.

Con toda esta oferta de empleo público no es de extrañar que una de las preguntas más frecuentes que se hacen los autónomos es si es posible mantener su alta como trabajador por cuenta propia y, a la vez, trabajar como funcionario.

Aunque muchos emprendedores y trabajadores públicos lo desconocen, según la ley, ser funcionario y hacerse autónomo es compatible, siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos y se solicite el llamado reconocimiento de compatibilidad. Esto consiste en un consentimiento por parte de la Administración para reconocer que el emprendedor no se encuentra en ninguna de las excepciones que le impedirían trabajar en el sector público.

Este reconocimiento de compatibilidad es la gran obligación que deberán afrontar los autónomos que quieran opositar y mantener su negocio con un trabajo como funcionario. Una vez presentado a la Administración, la resolución del mismo confirmará si la actividad que se quiere emprender es compatible o si existe una incompatibilidad por no cumplir con alguno de los artículos que dicta la ley.

¿Se puede ser funcionario y autónomo al mismo tiempo?

Tal y como regula la Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, un funcionario puede compatibilizar su puesto de trabajo con la decisión de darse de alta como autónomo, siempre y cuando se cumpla con lo establecido por ley.

En el primer párrafo se especifica que se respetará el ejercicio de las actividades privadas “que no puedan impedir o menoscabar el estricto cumplimiento de sus deberes o comprometer su imparcialidad o independencia”. Es decir, cualquier actividad que impida los deberes del funcionario o comprometa la imparcialidad del mismo, no será compatible. En concreto, esta ley se aplica a:

  • Personal civil y militar al servicio de la Administración del Estado y de sus Organismos Públicos
  • Personal al servicio de las Administraciones de las Comunidades Autónomas y de los Organismos de ellas dependientes, así como de sus Asambleas Legislativas y órganos institucionales
  • Personal al servicio de las Corporaciones Locales y de los Organismos de ellas dependientes
  • Personal al servicio de Entes y Organismos públicos exceptuados de la aplicación de la Ley de Entidades Estatales Autónomas
  • Personal que desempeñe funciones públicas y perciba retribuciones mediante arancel
  • Personal al servicio de la Seguridad Social, de sus Entidades Gestoras y de cualquier otra Entidad y Organismo de la misma
  • Personal al servicio de entidades, corporaciones de derecho público, fundaciones y consorcios cuyos presupuestos se doten ordinariamente en más de un 50% con subvenciones u otros ingresos procedentes de las Administraciones Públicas
  • Personal que preste servicios en Empresas en que la participación del capital, directa o indirectamente, de las Administraciones Públicas sea superior al 50%
  • Personal al servicio del Banco de España y de las instituciones financieras públicas
  • Personal restante al que resulte de aplicación el régimen estatutario de los funcionarios públicos

Una vez que el autónomo haya verificado que cumple con los requisitos para opositar y compatibilizar su alta en el RETA con un trabajo como funcionario, es necesario localizar la próxima convocatoria para poder preparar el examen.

El año pasado el Gobierno aprobó casi 40.000 plazas repartidas entre los distintos cuerpos de la Administración. Entre ellas, destacan las cerca 3.400 vacantes de acceso libre al Cuerpo General Administrativo de la Administración del Estado, que suponen una gran oportunidad para entrar a trabajar al sector público.

¿Cuándo y cómo acceder al examen de Administrativo del Estado en 2024?

Con el objetivo de agilizar los plazos, el Gobierno incluyó en la normativa la obligatoriedad de que todas las convocatorias estuvieran publicadas antes del 31 de diciembre de 2023. Sin embargo, la realidad es que todavía quedan por sacar las convocatorias de varios de estos cuerpos, entre ellos el de Administrativo de la Administración del Estado. Todo apunta a que la nueva convocatoria podría anunciarse en estos meses (la anterior se publicó el 27 de enero de 2023), marcando el inicio del proceso selectivo.

Las oposiciones de Administrativo del Estado son, sin duda, una de las más populares y demandadas, debido principalmente a sus asequibles requisitos académicos. De cara a la convocatoria de Administrativo del Estado 2024, sólo se necesita tener el título de bachillerato, de técnico o técnico superior (en cualquiera de las modalidades) o titulación equivalente. En cualquier caso, los aspirantes deben cumplir unos requisitos generales: tener más de 16 años y no exceder de la edad establecida con carácter general para la jubilación, tener la nacionalidad española o contar con una nacionalidad de la Unión Europea (o estar casado con alguien que la tenga), poseer la capacidad funcional para el desempeño de las tareas habituales de los administrativos y no haber sido inhabilitado de la función pública.

El examen de Administrativo del Estado consta de una única prueba tipo test con dos ejercicios diferenciados y una duración máxima de 100 minutos para su realización. En la primera parte, los aspirantes tienen que contestar un cuestionario con 70 preguntas extraídas del temario oficial de la oposición, mientras que en la segunda parte tienen que resolver un cuestionario práctico de 20 preguntas, de los dos propuestos para la convocatoria. Todas las preguntas tienen el mismo valor y cuentan con respuestas alternativas, de las cuales sólo una de ellas es correcta.

Autonomos y Emprendedores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *