Los 5 principios básicos para ser un gran líder, según el experto en organizaciones Xavier Marcet

Xavier Marcet irradia una energía de maestro budista capaz de mover montañas y encandilar a las serpientes más reacias.

El presidente de Lead to Change y experto en liderazgo compartió el pasado martes, en la primera edición de CEO Talks Meeting, organizado por Business Insider España, las claves que hacen de un jefe cualquiera un verdadero líder de su equipo o de su empresa.

La empatía, la autenticidad y la humildad son solo algunas características que conforman la personalidad del líder del presente y del futuro que Marcet defiende y que compartió con los asistentes al evento, patrocinado por Havas Media Network y que contó con la colaboración de Allianz Partners y Outbrain.

1. Transmitir autenticidad

Durante su intervención, Marcet, que ha conocido a cientos de CEO en sus conferencias por el mundo, habló sobre lo que distingue a un líder de un simple jefe que ha sido colocado ahí por sus superiores. «Se reconoce pronto a los verdaderos líderes porque transmiten autenticidad, en su ejemplo, en su capacidad de influir en la gente que les rodea», aseguró el experto.

«Te das cuenta rápidamente de que van a mover la aguja. A veces, planteamos el liderazgo como algo que está llamado a hacer cambios totales. Bueno, cambios totales hay algunos, pero mover la aguja en organizaciones complejas es algo extraordinariamente difícil», explicó Marcet.

2. Influir por encima de mandar

«Empiezas a liderar el día en el que tu verbo influir pesa más que tu verbo mandar«, destiló el experto ante una audiencia de directores generales y ejecutivos, y a los seguidores de Business Insider España que siguieron el evento online. Frases como esta salen de su boca con la facilidad de alguien que lleva décadas explorando los rasgos que han distinguido a los líderes del ayer. De hecho, ha escrito varios libros sobre esta temática, como Esquivar la mediocridad o Crecer haciendo crecer.

«Mandar hay que mandar, no es incompatible, pero cuando estás pensando en términos de transiciones, de transformaciones, hay cosas que no solo se mandan; hay cosas que tienen que salir de la gente, de sí mismos», sentenció. «Tú puedes mandar a la gente a formación, pero influyes en que aprendan de verdad».

3. Poner ambición a los proyectos

Al hilo de lo anterior, Marcet compartió la historia de una empresa catalana de apenas 200 trabajadores que suministraba tubos para una planta de fabricación de coches muy conocida. Cuando la gran fábrica cerró, la pequeña empresa se quedó entre la espada y la pared, y tuvo que llevar a cabo una transformación radical. Ahora hacen reformadores de metanol para hidrógeno.

«Con mandar no es suficiente. Los verdaderos líderes tienen esta capacidad para poner ambición a los proyectos que llevan a cabo. En Europa, se nos queda todo pequeño, necesitamos mucha ambición y a la vez mucha humildad personal», defendió Marcet. Y eso conecta con el siguiente principio.

4. La humildad frente al ego del jefe

Para el presidente de Lead to Change, la humildad personal tiene que ver con saber escuchar aunque lleves mucho camino recorrido en la carrera profesional. «Y, como llevas mucho camino, especialmente sabes escuchar lo que no te dicen», sentenció Marcet, dejando en el aire esa píldora de sabiduría.

«El ejercicio del liderazgo implica trascender el ego y ser capaz de dejar legado. No por vanidad, sino por servicio. Porque realmente liderar es servir, no servirse a uno mismo». Y criticó también que muchas organizaciones sean muchas veces verdaderos «egosistemas».

«Cuando uno piensa mucho en sí mismo, no tiene generosidad suficiente, y en esta situación nunca hay tiempo para ayudar a los otros, o dificulta que exista una cosa fundamental en una organización, que es la solidaridad directiva».

Hay una parte del ego que es positiva, porque implica autoconfianza, autoexigencia, capacidad de desafiarse a uno mismo —que es necesaria— pero, «cuando lo primero que trasladamos a los demás es la carga de ego y no la carga de servicio, no estamos liderando», resumió Marcet.

5. La empatía natural del líder

Para liderar, hay cosas que son más fáciles de aprender de lo que parecen, aseguró el presidente de Lead to Change, que contestó a la gran pregunta de si se puede aprender a ser un líder o se nace con ello: «Para liderar, uno puede construir un cierto carisma, pero hay que tener una empatía natural, ser capaz de ponerte de verdad en el lugar del otro. No hay peor cosa en la vida que la humildad impostada».

Para Marcet, esto es fundamental porque, sin empatía, es imposible sacar lo mejor de otra persona.

«Liderar es intentar tirar de los demás, darles una oportunidad» para hacer algo que no saben si pueden hacer. Porque un verdadero líder es el que hace crecer a los demás, igual en temas de liderazgo. «La responsabilidad del líder es encontrar gente que le sustituya», aseguró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *