Multa a Glovo de 550.000 euros por violar la privacidad de sus repartidores

Las malas noticias no dan ni un respiro a Glovo, una de las aplicaciones de reparto más importantes en España. Ahora ha recibido una multa de 550.000 de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) por el uso negligente que ha hecho de los datos de sus repartidores, según una resolución que avanzaba elDiario.es.

El regulador considera que Glovo debe velar por «el derecho fundamental de los trabajadores a la protección de sus datos», y que «no ha sido diligente a la hora de configurar su sistema de permisos» de acceso de terceros a los datos de la plataforma, algo que no modificó hasta 2020.

Durante años, la aplicación de reparto obtenía datos «no necesarios para el trabajo de los usuarios», asegura la resolución, como el acceso a la localización de repartidores que no estaban el país del usuario que accedía a la aplicación. En su investigación, la agencia comprobó que todos los usuarios de Glovo podían acceder a los datos de todos los repartidores de países de la Unión Europea.

La investigación de la AEPD comenzó en 2019, cuando recibieron un aviso de la agencia de protección de datos de Italia. Durante una investigación similar, descubrieron que los datos de los repartidores italianos podían ser vistos por operadores que se encontraban en otros países, y avisaron a las autoridades españolas.

Se acumulan los problemas a las puertas de Glovo

La negligencia en el tema de protección de datos es una constante en Glovo. La compañía sufrió un ciberataque en 2021 que permitió a los hackers acceder a los datos de casi 6 millones de personas y ponerlos a la venta en internet.

Un poco antes, en 2020, la empresa fue multada con 25.000 euros por la AEPD porque la empresa no tenía un delegado de Protección de Datos al que dirigir las reclamaciones. A esto se suman las multas de la Inspección de Trabajo por emplear a falsos autónomos en el envío de comida a domicilio, aunque la normativa nacional lo prohíbe.

La empresa se ha librado de la multa de 64 millones de euros que quería imponer la Seguridad Social porque la Audiencia Nacional ha considerado que esa cantidad es demasiado alta y pone en peligro el futuro de la compañía.

La batalla con las autoridades abierta en tantos frentes ha llevado a su propietaria, Delivery Hero, a reservar 400 millones de euros para costear las diversas multas que esperan que reciba su filial en España.

Daniel Alonso Viña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *