Revolución digital: cómo la Inteligencia Artificial está reinventando el comercio electrónico

Hace ya más de un año que la Inteligencia Artificial (IA) ocupa el centro de todas las conversaciones. Si bien esta tecnología ya se encontraba presente entre nosotros, los últimos desarrollos y avances nos han obligado a pensar cuáles son sus posibilidades y cómo puede impactar en el futuro de la sociedad y, en este caso, del comercio electrónico.

Desde películas hechas completamente con IA a cambios radicales en las cadenas de producción de las empresas, los alcances de esta innovación parecen estar dando sus primeros pasos.

A continuación, un repaso por los puntos más importantes que se deben conocer para comprender a fondo la revolución digital que se vive de la mano de la Inteligencia Artificial y el comercio electrónico.

La era de la personalización

Uno de los grandes anhelos de toda empresa es llegar al público esperado de la manera más precisa y personalizada posible. Hoy en día, la Inteligencia Artificial está permitiendo alcanzar dicho objetivo, registrando los comportamientos y preferencias de los usuarios para luego comunicar aquello que el potencial cliente desea.

En ese sentido, el comercio electrónico ha entrado en una era de personalización, en donde los usuarios reciben publicidades basadas en sus gustos, necesidades y hábitos en línea. Esto permite mejorar el índice de compra y aumentar la efectividad de las campañas publicitarias tanto de las grandes firmas como de los pequeños emprendimientos.

Automatización, eficacia y más velocidad

Por otro lado, la IA es un elemento clave para pensar no solo la creación de una tienda en línea, sino también su correcto funcionamiento y el máximo aprovechamiento de la misma. En cuanto al armado de una página web, la IA permite resultados profesionales en un tiempo mucho más reducido, ahorrando costos y recursos que no suelen abundar cuando se comienza con un proyecto de eCommerce.

Ahora bien, más allá del armado, diseño y puesta en funcionamiento, los cuales se pueden acelerar gracias a los creadores de sitios y tiendas en línea, la Inteligencia Artificial ha empezado a pisar fuerte en la optimización de los mismos.

Gracias a los nuevos desarrollos, en donde se incluye la ya mencionada personalización, es posible que una tienda online se adapte al usuario que la está visitando, mostrando preferentemente algunos productos y servicios por encima de otros. De esta manera, la tasa de conversión mejora drásticamente.

Por otro lado, la velocidad a la hora de hacer una compra, resolver cuestiones de envío y contestar dudas frecuentes de los clientes también se encuentra automatizada gracias a la IA en la actualidad. Como resultado, el comercio electrónico no solo es más personalizado, sino que es más veloz, automático y eficiente.

Mejoras operativas

Cuando se habla del avance de la Inteligencia Artificial, uno de los puntos que no se visibiliza como se debiera lo encontramos en las mejoras operativas. La IA ayuda cada vez más en todo el trabajo invisible de una empresa o emprendimiento, mejorando la eficacia en la cadena logística, la cual incluye gestión de stocks, pedidos de suministros y gestión con proveedores.

En la misma dirección que el punto anterior, los programas automatizados permiten tener un mayor control sobre el funcionamiento diario y prevenir cualquier clase de inconveniente en cuestiones logísticas y operativas. De hecho, también se ha introducido en el terreno financiero de las pequeñas y grandes firmas.

Mediante herramientas automatizadas de facturación, control de stock, calendario de pagos y manejo de caja, los emprendedores pueden delegar la parte más dura del trabajo cotidiano para centrarse en los aspectos creativos y de planificación.

Seguridad y prevención

Por último, y no por ello menos importante, la IA se ha vuelto el socio ideal de las firmas para prevenir una de las grandes preocupaciones del 2024: la seguridad en línea y los fraudes. Mediante sistemas de seguridad más complejos y personalizados, se pueden detectar y frenar amenazas en tiempo real.

Por supuesto, esto no solo deriva en una mayor protección de los datos y la información sensible de los usuarios y proveedores, sino que también protege el dinero y las transacciones que se realizan. Con cadenas de seguridad mucho más elaboradas y reforzadas por tecnologías relacionadas al blockchain, se puede seguir el mismo ritmo que los atacantes en línea.

El comercio electrónico ha encontrado en la Inteligencia Artificial el factor necesario para consolidar su crecimiento y protagonismo en el mundo económico. En plena era digital, la idea de encontrar en línea todo lo que necesitamos ha dejado de ser un deseo para convertirse en una realidad. Gracias a la IA, el proceso es cada vez más veloz, automático, eficiente y seguro.

Antía Sacedón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *